Articulistas

Por ahí se acercan hologramas reales

Por ahí se acercan hologramas reales

Recrear objetos a partir de la luz es la mera definición de un holograma, concepto que es bastante común en historias de ciencia ficción y que forma parte de las promesas de 5G a nivel de comunicación por un tema de rapidez y estabilidad a nivel de las conexiones.

¿Hemos visto alguna vez un holograma? Cualquiera que haya visto las películas de StarWars y cualquier otra de corte futurista probablemente responda afirmativamente, aun sea a través de una pantalla. Quienes hayan ido a Las Vegas a ver el show “Michael Jackson ONE” de Cirque Du Soleil podrían decir que lo han experimentado en vivo. Sin embargo, las cosas no siempre son lo que parecen.

Según la startup estadounidense Light Field Lab, esos “hologramas” no son hologramas en el sentido de lo que deberían ser. Más bien, son recreaciones limitadas de objetos que dan la ilusión convincente de un holograma.
Para fines de películas, shows de entretenimiento y demás, esas ilusiones son más que suficientes para satisfacer a un público curioso y ofrecer esa esencia de futurismo que tanto se desea, pero cuando se habla de un escenario de interacción sin barreras, ahí mismo salen a relucir sus limitantes.

La mayoría de los hologramas que vemos requieren de alguna pantalla especial para su recreación o, peor, de que el espectador use gafas especiales o algún otro aditamento especial. También, como se ha podido apreciar en Las Vegas a propósito de CES, no son imágenes tridimensionales: al dar la vuelta pierden profundidad, por tanto, no pasan de ser una mera recreación llamativa en el aire.

Según Light Field Lab, un holograma real, tridimensional y sin barreras como las ya mencionadas, es posible, y justamente lo demostraron días atrás.

La propuesta de Light Field Lab se llama SolidLight, un nombre que resulta más que apropiado desde el punto de vista de lo que es un holograma en base a su definición.

SolidLight emplea un conjunto de paneles que, básicamente, dirigen a las ondas de luz a interactuar en un punto específico, recreando así -aparentemente de la nada- objetos tridimensionales de aspecto un tanto sólido con los que se puede interactuar como si fuesen reales.

Con el proceso descrito más arriba, Light Field Lab intenta recrear la manera en que la vista capta los objetos, siendo esto un juego de luces a su nivel más esencial. Partiendo de este enfoque, hace perfecto sentido que SolidLight ofrezca una experiencia de holograma lo más fiel posible a lo que vendría siendo su definición.

A diferencia de muchas tecnologías fantásticas que salen por ahí, Light Field Lab tiene en SolidLight una propuesta demostrable, con planes concretos de sacarla al mercado para 2022. Las aplicaciones son variadas y, de entrada, se prevé que la industria del entretenimiento puede sacar mucho provecho a la misma.

Por: Rocío Díaz
[email protected]

Rocío Díaz

Rocío Díaz