Presencia económica



Las alas del petróleo
La teoría de los ciclos dentro del comportamiento de la economía petrolera se conecta con el estudio de coyuntura en el marco de la dinámica de la producción y comercialización del crudo.

Se reconoce que cada nuevo ciclo tiene como motor, en su período de crecimiento, una innovación tecnológica. Así, cuando se adoptan nuevos criterios científico-técnicos para la extracción de gas o petróleo podría impulsarse avances tanto en la esfera de la producción como en la comercialización de los hidrocarburos.

Fijemos la atención, por ejemplo, en el análisis de los diversos tipos de petróleo. Así, los crudos se clasifican obedeciendo a determinadas características, tales como la viscosidad, grado de azufre y pureza, a lo que se une su ubicación geográfica. Esos elementos son tomados como referencia en la comercialización de los distintos tipos de petróleo a nivel mundial.

El petróleo de referencia en EE.UU es el West Texas Intermediate (WTI), mediante el cual la República Dominicana realiza la mayor cantidad de transacciones comerciales. También el mismo sirve como punto de partida para establecer otros precios en los mercados internacionales. Pensemos en regiones como el Mar del Norte (el tipo BRENT, en Gran Bretaña, Europa) y en el Medio Oriente (Asia).

Pero además de los tipos de crudo WTI y BRENT se encuentran otros cuyos precios también concurren en los mercados internacionales: 1) El que se fija según una cesta de precios establecida por la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP); 2) El petróleo de referencia en Arabia Saudita es el Arab Ligh y 3) el Dubai, el cual se toma como referencia en muchos países de Asia.

Y podríamos estar asistiendo a una nueva fase de un ciclo de precios del petróleo iniciado desde julio del 2014 cuando tras mantenerse en alza (107 dólares el barril) inició una caída en picada llegando en pleno 2015 hasta los 29 dólares el barril el tipo WTI, de referencia norteamericana. Pero ya al cierre del 2017 se registra un alza sostenida por encima de los 56 dólares el barril.

La volatilidad (variación) en los precios del crudo ha sido el norte en la historia de los mercados petroleros. En julio de 2014 el barril de petrolero tipo WTI llegó a cotizarse a 107 dólares. En los primeros días del naciente año 2019 su precio rondas los 50 dólares, apreciándose un repunte en su cotización, aunque no podría definirse una tendencia al alza.

Mientras, la economía mundial no parece responder favorablemente ante la actual caída en el precio del petróleo, a pesar de que durante el año 2018 se registraron ligeros movimientos en las actividades productivas, comerciales y financieras a escala global.

Y es que la economía mundial no sólo se mueve al ritmo de los precios del petróleo, sino que en su desempeño confluyen también otros componentes, entre los cuales destacan la relación oferta-demanda de bienes y servicios por parte de la economía global; la fragilidad de un sistema monetario-financiero global que todavía mantiene al dólar como divisa por excelencia de la economía mundial, así como la incidencia de los conflictos geopolíticos que se registran en diversas zonas del globo terráqueo.