PRIMERA FILA



Logo del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), con su jacho prendio.
Archivo/El Nacional
25/10/2007
Logo del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), con su jacho prendio. Archivo/El Nacional 25/10/2007

Réquiem
De no ser por el respirador que suponen sus relaciones con el Gobierno hace tiempo que estuviera prácticamente apagado el jacho que ha simbolizado la larga historia del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

La nueva crisis que lo sacude, de la cual la anulación de la asamblea que extendió el período de Miguel Vargas Maldonado como presidente no es más que la expresión de sus agrias confrontaciones internas, es otro capítulo.

En el pasado Vargas Maldonado, quien en virtud de su alianza con el Gobierno ocupa el Ministerio de Relaciones Exteriores, encontró en el Tribunal Superior Electoral (TSE) un aliado circunstancial que no ha tenido en la actual coyuntura.

Tratándose de un partido que no resiste más crisis, todavía Vargas Maldonado consiga recuperar su hegemonía, el réquiem gravita sobre un partido al que las rebatiñas han corroído sus entrañas.