Manifestantes piden sustitución de jueces

38_Actualidad_23_3,p01


 

Por EZEQUIEL ABIU LOPEZ

 

Associated Press

 

SANTO DOMINGO, República Dominicana (AP) — Cientos de personas de organizaciones civiles y líderes de los principales partidos de oposición de  se manifestaron el jueves frente a la sede del Poder Judicial en protesta por la reciente negativa de un juez de la Suprema Corte de Justicia de procesar penalmente a un influyente senador oficialista acusado de corrupción.

Los manifestantes portaban pancartas en las que exigían la destitución de los jueces del máximo tribunal, así como la apertura de juicio contra el senador Félix Bautista, por supuesto enriquecimiento ilícito. “Suprema Corte de Justicia, vergüenza nacional”, decían algunos de los mensajes

“El pueblo dominicano no cree en el sistema de justicia, sabe que es un sistema selectivo”, comentó el activista Mario Bergés, del grupo Impunidad Cero, que convocó a la protesta en la que participaron varios de los dirigentes que aspiran a las candidaturas de sus partidos políticos para las elecciones presidenciales del 2016, como el ex mandatario Hipólito Mejía (2000-2004).

El fallo emitido el 27 de marzo por el juez especial de instrucción Alejandro Moscoso a favor del legislador Félix Bautista ocasionó una crisis de confianza en la justicia, según la cúpula empresarial, organizaciones no gubernamentales y la iglesia católica.

“Exigimos la sustitución de la Suprema Corte, ante la crisis que hay en la justicia y de su credibilidad”, dijo a The Associated Press Manuel Robles, del grupo Impunidad Cero. Una manifestación multitudinaria recorrió las calles de San Francisco de Macorís, en el norte, para demandar juicio contra Bautista.

La Procuraduría General había solicitado a la Suprema Corte la apertura de juicio penal contra Bautista, uno de los más cercanos colaboradores del ex presidente Leonel Fernández, por enriquecimiento ilícito, lavado de activos, fraude y desvío de fondos.

Los presuntos ilícitos, valorados en unos 40.000 millones de pesos (unos 900 millones de dólares), fueron cometidos cuando el legislador era miembro del gabinete de gobierno. Se trata del caso de corrupción pública más sonoro de las últimas décadas, según la Procuraduría. Bautista es secretario de organización del gobernante Partido de la Liberación Dominicana y ocupó puestos ministeriales vinculados a la construcción de obras públicas en las tres administraciones del ex presidente Fernández (1996-2000 y 2004-2012), hasta que renunció en 2010 para ocupar una banca en el Senado.

El juez Moscoso, quien también militó en ese partido político antes de ingresar al poder Judicial, determinó tras cinco meses de audiencias preliminares que la Procuraduría no aportó pruebas suficientes de que Bautista hubiese creado con sus cómplices una red de testaferros para enriquecerse de manera ilícita con fondos públicos. Las autoridades también investigaban el origen de los recursos que Bautista y sus empresas relacionadas aportaron en 2011 a la campaña electoral del ex presidente peruano Alejandro Toledo.

La decisión de Moscoso suscitó una serie de críticas por parte de diferentes sectores, incluido el procurador general, Francisco Domínguez Brito, cuya oficina presentó el lunes su apelación y consideró que la justicia dominicana “se ha convertido en el escudo ideal para todo tipo de delincuencia y corrupción administrativa, por no tener la valentía”.

La actitud de Domínguez Brito “ha sido inmadura, irreflexiva, irrespetuosa y propia del populismo judicial que lo caracteriza”, aseguró el miércoles en un discurso Mariano Germán, presidente de la Suprema Corte. El procurador “ha llegado al extremo de llamar a una desobediencia civil contra el poder Judicial”, consideró Germán, quien fue socio en la antiguo oficina de abogados del ex presidente Fernández.