Radar



Gran Contraste

Hoyos en calles

 

El caso de la profesora que sufrió lesiones al caer en un filtrante en una calle de Santo Domingo Este es uno de los tantos sucesos que al menos ponen a pensar sobre el desarrollo y bienestar que con frecuencia enarbolan las autoridades.

Y la verdad es que el país, a pesar de las torres, los vehículos de lujo y las estadísticas más sonoras, tiene todavía muchos problemas primarios que suelen ser desnudados por fenómenos naturales. Y hasta por simples brotes sanitarios.

La profesora Ayalivis Ramírez, de 54 años, todavía no se repone de las tres hernias discales, dos discos dislocados y la inflamación del coxis que dice sufrió al caer estrepitosamente por un filtrante cuando caminaba por la calle Mercedes Moscoso, de Santo Domingo Este.

Cuenta que la oscuridad, otro de los problemas de muchas vías, le impidió ver el agujero por el cual se deslizó. Los ayuntamientos son los responsables del mantenimiento y conservación de las aceras y contenes, así como de los filtrantes y tratamiento de las aguas residuales.

Pero es una responsabilidad con la que no siempre cumplen, en gran medida porque el grueso de los recursos que reciben lo destinan a gastos corrientes. El accidente que pudo costarle la vida a la profesora debe servir de lección no sólo al alcalde de Santo Domingo Este, sino a los ediles de todos los municipios. Una vida será siempre una vida.