Radar



Encuentetro Económico Semanal del Periódico Hoy, con Miembros de la Asociación Dominicana de la Industria de Plástico (Adiplast) y de la Asociación de Industrias (AIRD). En foto la señora Circe Almánzar, vicepresidente de la AIRD. Hoy/ Napoleón Marte 13/02/2019
Encuentetro Económico Semanal del Periódico Hoy, con Miembros de la Asociación Dominicana de la Industria de Plástico (Adiplast) y de la Asociación de Industrias (AIRD). En foto la señora Circe Almánzar, vicepresidente de la AIRD. Hoy/ Napoleón Marte 13/02/2019

Ajustada a realidad alza salarial.-

En la discusión sobre el reajuste salarial el presidente y la vicepresidenta de la Asociación de Industrias de República Dominicana (AIRD), Juan Celso Marranzini y Circe Almánzar, han planteado, con mucha lógica, que al alza de los sueldos se corresponda con la realidad.

Lo que no definieron los dirigentes empresariales al rechazar el 30% planteado por los representantes de las centrales sindicales fue la realidad en que debe sustentarse el aumento. Con el salario mínimo no hay inconveniente.

De una forma u otra tendrá que efectuarse este año tal y como consigna la ley. El quid está en el aumento para los empleados con sueldos por encima del salario mínimo. Si se atiende al crecimiento de la economía, que el sector empresarial ha ponderado, es previsible un incremento significativo. Y más aún con los muchos años que tiene el sector privado sin aumentar los emolumentos a todos sus empleados. El último reajuste fue de un 20%.

Todos concuerdan en el impacto positivo en el consumo de la mejoría salarial. El problema puede presentarse en que hay empresas que para aumentar los sueldos tendrán que reajustar nóminas y costos de producción para evitar el cierre.

Marranzini y Almánzar no definen la proporción realista que consideran, pero condicionan cualquier aumento a que primero se reclasifiquen las micro y medianas empresas. En la discusión, más que el populismo y la politiquería, debe imperar la sensatez entre las partes para encontrar una salida satisfactoria.