Radar



La JCE

Bajo presión

 

A medida que se acercan los plazos fatales se incrementan las expectativas y surgen más presiones sobre la Junta Central Electoral (JCE) para que dilucide incógnitas y conflictos relacionados con los partidos y el montaje de las próximas elecciones.

El caso de los fondos del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), que un sector de la organización pide que sean congelados, se ha agregado a los asuntos sobre los que el tribunal tendrá que pronunciarse.

Antes de octubre próximo, cuando los partidos políticos celebrarán sus procesos internos, la JCE tendrá que atender múltiples demandas que por sus variados matices generan expectativas.

El movimiento Participación Ciudadana, el más atento al desarrollo del proceso electoral, ha reiterado su reclamo para que la JCE explique el curso del voto automatizado. Aunque el sistema cuenta con el respaldo de los líderes y partidos políticos hay elementos que la entidad cívica entiende que deben despejarse.

Pero el órgano no deja de transitar una situación intrincada con la demanda del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y otras organizaciones para que elimine, conforme a la ley electoral, el polémico voto de arrastre. Más todavía con la oposición del PLD a que se elimine el sistema de votación.

Si bien por ahora el órgano electoral ha transmitido auspiciosas señales por la responsabilidad con que ha asumido sus funciones tampoco se puede dejar de reconocer que las muchas demandas plantean sus conjeturas.