Radar



Feria Madrid

Genera conflicto

 

No solo protagonismo traduce el conflicto que ha aflorado entre la embajada dominicana en España y el Ministerio de Cultura sobre la participación del país en la Feria del Libro de Madrid, a inaugurarse el 30 de este mes. El desacuerdo también traduce la dimensión de la crisis institucional que desde hace un tiempo exhibe sus reales en el Gobierno.

El embajador Olivo Rodríguez Huertas, por cuyo conducto se canalizó la invitación a República Dominicana, se ha ocupado de organizar y decidir la presencia del país sin dar ninguna participación al ministro de Cultura, Eduardo Selman.

Pero lo que es más, es al pedir información al embajador de España en el país, Alejandro Abellán García, cuando Selman se entera, según explicó, de que la coordinación sobre la participación de escritores había sido asignada por Rodríguez Huertas al exministro José Rafael Lantigua y la parte artística al otro exministro y embajador ante la Unesco, José Antonio Rodríguez. Rodríguez Huertas realizó todos los contactos oficiales e incluso dijo que contaba con el respaldo económico de importantes empresarios dominicanos para la participación del país.

La falta de coordinación entre entidades oficiales no solo se ha tornado habitual, sino que ha provocado diversos conflictos.

Por tratarse de un evento relacionado con el libro y la cultura se entiende que ha debido darse una mayor coordinación, pero en modo alguno adoptarse decisiones unilaterales que, en honor a la verdad, dejan tan mal aliento.