Radar



Sobre salario

Juego trancado

 

La reclasificación empresarial para decidir sobre el salario mínimo, con la que está de acuerdo el ministro de Trabajo, sigue como el nudo gordiano en las negociaciones entre los empleadores y los representantes sindicales con la mediación del sector oficial.

Después de insistir en que el reajuste debe ser de un 30%, los sindicales se transaron por un 18%. Pero rápidamente terminaron por romper la reunión ante la renuencia de la parte patronal de que cualquier reajuste tenía que pasar por una reclasificación empresarial.

Es posible que no se necesite de un Alejandro Magno para desatar el nudo con su espada, pero sí es necesario la mayor dosis de comprensión y buena voluntad de ambas partes para superar un impasse que tiene a los empleados en un limbo.

Cuesta entender las condiciones de los representantes patronales tras la reiterada satisfacción con el actual modelo económico y el crecimiento de un 7,7% en los ingresos en 2018. Si el sector ha tenido una participación tan destacada en el Producto Interno Bruto (PIB) carecen de lógica las condiciones en que insiste para reajustar el salario mínimo. Con el tranque en las negociaciones tal parece que la decisión final la tomará el Gobierno.

Al identificarse con la reclasificación empresarial, el ministro Winston Santos aclaró que la aplicación debería efectuarse en lo sucesivo y no, como pretenden los patronos, en la actualidad. Es significativo, no obstante, el avance logrado en cuanto al monto de un 18%, lo que puede facilitar la solución del conflicto, aunque sea solo por un lado.