RADAR

Madre e hija muertas en Hato Mayor.
Madre e hija muertas en Hato Mayor.


Feminicidios
Saña brutal

En La Luisa, Constanza, causó una profunda conmoción la muerte de Miledy Cruz Ramírez, de 63 años, provocada por su pareja José Lara Rosario, de 68. Tras el crimen el hombre trató de suicidarse. En la comunidad no se esperaba que las relaciones entre ambos podían terminar en una tragedia. Pero la nación ha sufrido un golpe todavía más devastador con la saña con que un hombre ultimó en la comunidad Los Hatillos, Hato Mayor, a su expareja  y la beba de ambos de dos años. Tras matar a cuchilladas a María Jiménez (Naioribi) y asfixiar a la nena, el acusado, identificado como José Lorenzo Martínez, incendió la vivienda donde ambas residían. Hay que estar desprovisto de todo tipo de sentimiento para un crimen como el que se atribuye a Lorenzo Martínez. Sucesos con tales características son para auscultar las entrañas de la sociedad. Después del espantoso doble crimen, el acusado quema la casa y los cadáveres con el propósito de borrar las huellas. Es verdad que aquí se han cometido crímenes espantosos, pero casos como el de Hato Mayor en medio de una vorágine de feminicidios frente a la cual las autoridades no parecen tener respuestas, tienen que sacudir más a la población. La violencia de género, como evidencian los crímenes y abusos contra mujeres, se ha convertido en una epidemia que las autoridades tienen que combatir con medidas realmente eficaces.