Radar

Migrantes en campamento de EE. UU.
Migrantes en campamento de EE. UU.


Cuadro espantoso
Migrantes EU

Tan impactada quedó con el drama de los emigrantes centroamericanos detenidos en Estados Unidos, que la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, invocó su condición de madre y de especialista de salud para reclamar un trato más digno y respetuoso para los niños y adultos confinados en las peores condiciones. Desgarrada por las escenas Bachelet, expresidenta de Chile en dos ocasiones, solicitó que se busquen alternativas para que al menos los niños no sean privados de su libertad. “Como médica, pero también como madre me consterna que duerman en el suelo, sin acceso adecuado a atención médica ni alimentos”, expresó la diplomática. La alarma se disparó con el drama del padre y su hija que murieron ahogados tratando de cruzar el río Bravo. El caso de los emigrantes, en torno al cual se ha pronunciado el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha puesto a prueba el derecho internacional. Se han documentado los abusos de que son víctimas los detenidos, como separación de familias, negación de servicios esenciales, repatriaciones y expulsiones forzadas y muchas otras sin que haya prosperado ninguna acción legal ni humanitaria. Expertos han calificado como un trato cruel, inhumano y degradante el caso de los niños. Pero antes que prestar atención a las denuncias, el Gobierno de Estados Unidos ha defendido sus acciones sin reparar en las consecuencias.