Radar

8


Préstamo útil.-

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) condicionó el préstamo por 90 millones de dólares para completar el remozamiento de la Ciudad Colonial a que el proyecto no fuera dirigido exclusivamente por el Ministerio de Turismo, sino que también contará con la participación del Ayuntamiento del Distrito Nacional y la cartera de Cultura.

Sin embargo, por intereses políticos la Cámara de Diputados tuvo que dejar sobre la mesa, tras fracasar en tres intentos para aprobarlo, un empréstito no sólo cómodo, sino de gran importancia para fomentar el desarrollo del turismo en el centro histórico de Santo Domingo.

La primera parte del proyecto, ejecutada por el Ministerio de Turismo con un préstamo del BID de 30 millones de dólares, estuvo rodeada de quejas y cuestionamientos, incluso de tipo técnico.

Sobre la base de mejorar los servicios públicos, remozar construcciones históricas y habilitar espacios para la cultura y el comercio, la entidad crediticia concedió una segunda partida.

Pero resulta que tras la división del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el empréstito, al parecer por cuestiones políticas, ahora está en veremos.

El incremento de la deuda pública que se ha esgrimido para objetar el empréstito, aunque en verdad sea preocupante, luce hasta ridículo.

Porque es más que sabido que el motivo no es la deuda, sino la venganza. Venganza con la que los legisladores de La Fuerza del Pueblo y aliados de la oposición puede que hagan más daño al país que al Gobierno.