Radar



Censurable

Paso en falso

 

Sería un crimen que algún sector propague rumores o utilice con fines políticos, como denunció el ministro de Salud Pública, la epidemia de coronavirus que golpea a China y que se ha propagado por varios países.

Pero es igualmente censurable que el ministro Rafael Sánchez Cárdenas atribuya a intereses políticos las observaciones de sociedades y especialistas sobre la supuesta incapacidad del Gobierno para lidiar con la penetración de la enfermedad.

Con la habilitación de unidades de aislamiento y otras acciones las autoridades han demostrado que por ahora están muy atentas para evitar la penetración de la enfermedad. Jamás han debido apartarse de ese esfuerzo para descender al plano de la intriga con la atribución a intereses políticos unos supuestos audios para crear incertidumbre en la población.

Sin necesidad de expandir la alarma, Sánchez Cárdenas ha debido solicitar una investigación en torno a los supuestos audios para establecer responsabilidades. Con la incidencia de las redes sociales es muy difícil evitar la circulación de algún audio en que la gente haga uso de las peores bromas.

Hasta en la misma China, donde se han registrado más de 900 muertes y detectado miles de casos, han aparecido comentarios deplorables.

En lugar de detenerse en intrigas que no hacen más que desviar la atención e incluso restar energía a la lucha contra la epidemia, Salud Pública debe reclamar la colaboración de todos los sectores, incluida la oposición, para evitar que el coronavirus penetre al territorio.