Radar: Recuperación espacio, no es todo

Miembros del Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN) Desalojaron hoy a los buhoneros de los alrededores del hospital Morgan. Hoy/Arismendy Lora
Miembros del Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN) Desalojaron hoy a los buhoneros de los alrededores del hospital Morgan. Hoy/Arismendy Lora


Ante la denuncia sobre la arrabalización del entorno del centro Cardio-neuro Oftalmológico y Trasplante (Cecanot), el Ayuntamiento del Distrito Nacional reaccionó como tenía que hacerlo: desalojando a los buhoneros. Pero los tarantines para vender comidas y chucherías no eran el único problema en la Ciudad de la Salud.

La inseguridad, las paradas de voladoras y carros públicos y las frecuentes trifulcas dibujan un entorno tenebroso que demanda la intervención de la Policía, la Dirección General de Servicios del Transporte Terrestre (Digesett) y del propio Ministerio de Salud Pública.

Al exponer el pandemonio el director de Cecanot, José Joaquín Puello recordó el triste episodio de una estudiante de medicina de 23 años que hace poco más de una semana murió atropellada por una guagua del transporte público.

La anarquía ha alcanzado tales niveles que según Puello los vendedores han penetrado hasta a las salas de cirugías como si fueran parte del personal. Ante un cuadro tan dramático no solo el Ayuntamiento del Distrito Nacional tiene que intervenir, sino las demás instancias comprometidas con la seguridad, el orden y la higiene.

Es posible que el primer paso fuera recuperar el espacio público a través del desalojo de los puestos para vender comidas y diferentes productos, pero ningún desafío puede excluirse.

La Policía, la Digesett y Salud Pública tienen que asumir sus responsabilidades para garantizar el orden, la higiene y la seguridad en el entorno de Cecanot.