Articulistas

Siempre con la verdad

Siempre con la verdad

Ramón Rodríguez

De Tokio 2020 a París 2024.-

La trascendencia del deporte no se debe exclusivamente a su vinculación con la cultura de los pueblos, sino también, a fines específicos bien delineados. No hay manera de competir con los países del primer mundo, sin hacer una cuantiosa inversión estatal y tener un marco jurídico respetable y metas claras sobre las disciplinas deportivas a desarrollar en los próximos 30 años.

Jamaica, un país de 10, 991 kilómetros cuadrados y 3 millones de habitantes, logró 9 medallas en Tokio, incluyendo 4 de oro. ¿Razones? hizo del atletismo su buque insignia, mediante una gran inversión y una política deportiva de Estado.

Aunque el ministro de Deportes, Francisco Camacho, demostró agallas y ser un trabajador incansable, pues tuvo que dirigir el deporte a nivel nacional bajo los efectos del coronavirus, pienso que tiene razones para festejar su primer año de gestión, luego de las 5 medallas de Tokio, entre otros logros.

FRANCISCO CAMACHO

Ahora bien, si a la República Dominicana no se le da un nuevo marco jurídico, como propone el intelectual dominicano, Heriberto Morrison, en una sabia propuesta de 35 páginas que tengo en mis manos, no habrá forma de crecer ordenadamente.

Francisco Camacho es un hombre de paz y procura la unidad del movimiento. Con el escaso presupuesto que recibe, ha establecido un orden de prioridad, pero en este segundo año, tiene que ‘’ ponerse los guantes’’ y no permitir que el exceso de ‘’libertad’’ a los olímpicos y federados le corrompa el orden.

Iniciamos un nuevo ciclo olímpico con miras a la XXX111 olimpiada de París 2024 y desde ya, el Ministerio de Deportes, está en el deber de garantizar transparencia y cero dilapidaciones en el comité olímpico y las federaciones nacionales.

El deporte se maneja con ranking. ¿Por qué gastar tanto dinero en atletas que no tienen chances en juegos olímpicos, cuando su espacio es de juegos centroamericanos y quizás panamericanos?

Todavía existe un malestar con unos famosos viáticos que supuestamente fueron tomados por algunos miembros del Comité Olímpico, sin hacer el viaje a Tokio.

El presidente Abinader hace ingentes esfuerzos por complacer al sector deporte y Francisco Camacho se ha entregado en cuerpo y alma, pero ahora le llegó el momento de poner de manifiesto su cosmovisión del deporte para los próximos años y eso no lo va a lograr si no enfrenta a algunos dirigentes olímpicos y federados que se han pasado la vida entera improvisando.

Camacho debe ser el gran propiciador de un nuevo orden en el deporte, por lo que, pienso que un encuentro con su amigo, el escritor Heriberto Morrison, sería muy productivo en esta nueva etapa.

Por: Ramón Rodríguez
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos