Soberanía y Migración



La inmigración ilegal haitiana se ha constituido en problema letal para soberanía nacional, situación que cada día une más a los dominicanos, tanto aquí como en el exterior, hasta el extremo de que existen grupos armados para asumir la defensa de nuestro suelo, en caso de que estalle un conflicto incontrolable.
Muchas cartas nos envían por nuestro correo electrónico enfocando la cuestión.

Una de ellas la escribe el doctor Porfirio López Nieto, expresando lo siguiente “hacemos un llamado Porfirio López Nieto llama formar Coalición Patriótica para salvar la Patria. Los distintos sectores de la vida nacional deben reflexionar sobre la necesidad de constituir una gran una entidad para la defensa de la Patria.

“El país requiere acciones conjuntas para preservar los elementos que constituyen su soberanía. Es de gran importancia sumergirse en una profunda cavilación sobre la imperiosa necesidad de abordar el desarrollo institucional de la República Dominicana como antídoto contra la corrupción y el irrespeto a las leyes y la Constitución que se siente en el país.

“Hay necesidad de implementar políticas públicas dirigidas a hacer de la República Dominicana un Estado donde predomine la equidad social y económica y una correcta aplicación de las leyes. El pueblo dominicano debe mantenerse alerta frente a las pretensiones de Ongs y organismos internacionales de querer disminuir la soberanía de la República a través de irrespetar las leyes migratorias dominicanas, así como el régimen de extranjería y nacionalidad.”

El economista José Café, residente en España, nos escribe otra misiva que dice así: “A la hora de la independencia no había ni una sola obra de infraestructura. El mismo Haití tuvo que prestarle sus puertos a RD. Luego pasaron unos 70 años de inestabilidad política.

Trujillo detiene el desorden con su largo gobierno de fuerza. Pese al saqueo, pone al país por encima de Haití. Lo matan y vienen otros 5 años de vaivenes. El país se anota un triunfo por la libertad, pero la idea y logística fueron de USA.”

“Surge el régimen de fuerza de Balaguer y emprende un amplio programa de obras. Aparece Juan Bosch con la matraca de las “obras suntuarias” y Peña Gómez con que “queremos más comida y menos avenidas. En su toma de posesión, Don Antonio Guzmán puso de pie a la Asamblea Nacional cuando anunció la paralización de todas las obras iniciadas por Balaguer. El PRD gobierna 8 años y su única obra de importancia fue la carretera hacia el suroeste.”