Articulistas Opinión

Sobreviviente

Sobreviviente

Juan Taveras Hernández

Si alguien en este país se ha ganado el derecho a decir lo que piensa, se llama Fafa Taveras, un sobreviviente insospechado de todas las batallas que ha librado en contra de quienes, a lo largo de toda su vida, le han negado a los demás el derecho a pensar y decir lo que piensan, sin correr el riesgo de morir en el intento.

Fafa ha sido un sobreviviente de la dictadura de Trujillo, del Triunvirato que se instaló posterior al golpe de Estado contra Juan Bosch, de las luchas posteriores que desencadenaron en la Revolución de Abril del 65, donde jugó un rol de primer nivel como comandante real, al lado del Coronel Caamaño y de los Constitucionalistas; un sobreviviente del régimen oprobioso y despótico del doctor Joaquín Balaguer, a quien hoy muchos tratan de humanizarlo presentándolo como un demócrata, Padre de la Democracia, con un cementerio de valiosos jóvenes revolucionarios que fueron apresados, torturados, exiliados o asesinados en sus casas, como el ingeniero Amin Abel Hasbun, vilmente asesinado mientras bajaba esposado las escalera de su casa.

Fafa, al igual que muchos de sus compañeros, estuvo preso en cinco ocasiones, incluyendo en la “40 de Trujillo”, donde fue salvajemente torturado; en 1960 y en 1970 hasta 1975, cinco largos años, dolorosos y tormentosos, que aprovechó para leer y estudiar.

Durante la Revolución de Abril Fafa fue de los jefes indiscutibles de la gesta patria, asumiendo el mando tras la caída, junto a Fernández Domínguez, entre otros, de Asdrúbal Domínguez.

Con Fafa se puede estar de acuerdo, compartir o no sus ideas, compartir o no sus métodos, paro jamás regatearle su derecho a expresarse con la verticalidad y la vehemencia que lo hace en todos los escenarios. ¡Ese derecho lo ganó a todo pulmón!.

Fafa se formó en las luchas cotidianas del pueblo dominicano desde que se integró al Movimiento Revolucionario 14 de junio junto a Minerva Mirabal, de quien conserva recuerdos imborrables, y de Manolo Tavares Justo, líder indiscutible del partido. Fafa siempre ha estado en el lado que le corresponde. Jamás ha flaqueado. Siempre de frente, siempre aguerrido, siempre dispuesto a defender lo que cree a cualquier precio.

Todos los años de cárcel le permitieron formarse intelectualmente. He dicho muchas veces que Fafa es el mejor comunicador político del país por el dominio de los temas que aborda y la fluidez de sus expresiones. Fafa es un agitador y propagandista político nato.

Tipo raro que no hizo de la política un negocio, como muchos, que no le interesó acumular fortuna, como muchos, que nunca quiso un peso que no le correspondiera, como muchos. Pudo venderse al mejor postor, aceptar las prebendas que le ofreció la vida.

Juan TH

Juan TH