Termoeléctrica de Punta Catalina sería una venta escandalosa para RD



¿Por qué tiene el Estado dominicano que asumir nuevas deudas y atarse durante 30 años en un contrato de compra de energía a precio fijo, si de lo que se trata es de simplemente vender un activo que, como la termoeléctrica de Punta Catalina, es ya limpiamente suyo?

Propuesta Gobierno
Para fines de venta el ministerio de Hacienda ha declarado que el valor de Punta Catalina es de $US 2,500 millones de dólares.

Con base a esa suma se ha dado paso a la formación de la empresa Central Termoeléctrica Punta Catalina, CTPC,S.A. con un capital accionario de US$ 750 millones, de los cuales 375 millones corresponden a la CDEEE, cinco millones a FONPER y otros 375 millones de dólares serán vendido en acciones a algún inversionista privado.

Los restantes 1,750 millones de dólares quedarían como una deuda de Catalina, S. A. con el Ministerio de Hacienda.
Luego, los vendedores proponen que para pagarle al Ministerio de Hacienda la nueva empresa Catalina S. A. emitirá deudas vía “bonos globales” o “bonos corporativos” equivalentes a esos 1,750 millones de dólares.

Esa nueva deuda seria avalada por contratos de compra de energía y potencia (PPA) que firmarían las empresas distribuidoras estatales con Catalina, S.A., con duración de 30 años y a precio más o menos fijo de unos 9 centavos de dólar por kilovatio hora.

Esa es, por ejemplo, la síntesis de la propuesta de venta de Punta Catalina según lo han explicado un asesor económico del Gobierno, Andy Dauhajre, en su artículo “Catalina for Dummies”, publicado en un matutino local, así como el administrador de Catalina en diversos medios.

En su artículo, el asesor estima que los bonos globales que colocaría Punta Catalina en el mercado internacional de capitales pagaría una tasa de interés anual de entre 8 y 9 %.
Una propuesta sin pies ni cabeza
Esa propuesta encierra notorias tergiversaciones, inconsistencias y un vacío que prácticamente derrumba todo el montaje financiero.

Por ejemplo, como cierre de sus argumentos, Dauhajre hace la siguiente pregunta y su inmediata respuesta:

¿Qué recibe Hacienda?

US$375 millones de la venta del 50% de las acciones al inversionista privado, US$1,750 millones de la colocación del bono global de Catalina y US$375 millones en acciones de Catalina. En total, recibiría US$2,500 millones”.

Ahora bien, la deuda via los bonos corporativos de Catalina por los 1,750 millones de dólares será 50% deuda del Estado, puesto que es propietario de la mitad de las acciones de la empresa que los coloco, Catalina S.A.. En ese esquema, el Estado quedaría con una nueva deuda de 875 millones de dólares (1,750/2) gracias a los mentados “bonos corporativos”.

Por otro lado, nadie podría argumentar que esa nueva deuda de 875 millones de dólares que asumiría el Estado, y un contrato por 30 años a precio fijo inflado seria un adecuado sustituto de las deudas que tomó el Gobierno para la construcción de Punta Catalina.

Esas deudas consisten en $US 600 millones en bonos soberanos colocados en el 2017, a una tasa de interés de 5.2% anual; y otro préstamo de 361 millones de dólares a tasa de interés de 5% anual contratado con un pool de bancos europeos en el 2015.

Ninguno de esos créditos exigieron firma de contratos de tres décadas ni de un solo año. Seria, pues, un disparate financiero sustituir prestamos al 5% por otros al 8 ó 9% anual y amarrados a 30 años de contrato.

No hace ninguna gracia anunciar precio de 9 centavos de dólar el kilovatio hora en contrato de tres décadas, si en abril del 2017 la CDEEE contrato plantas de carbón a un máximo de 8 centavos de dólar, inicialmente, y cinco años de vigencia e indexación, no 30 años.

El conocido economista debió entender que esos 9 centavos al final de las negociaciones serán 10 centavos y que esa elevada cotización se deriva de la privatización de la termoeléctrica que el propone, puesto que el monto sobrevaluado de la inversión hecha, junto a la elevados intereses que pagaría el privado por los bonos globales terminaran disparando el precio monomico de venta al publico.

UN APUNTE

La historia
La venta que propone el Gobierno se inicia con una supuesta deuda que tiene Catalina con Hacienda por un total de 2,500 millones de dólares y que luego de la repartición de acciones quedaría en 1,750 millones de dólares.