Articulistas

Toques

Toques

Héctor García

Camacho: Dejemos atrás la revancha

La práctica de contratar técnicos extranjeros en los deportes, no es algo nuevo, ni exclusivo de los países con menos desarrollo, inclusive los Estados Unidos en oportunidades, recurre a entrenadores de otras latitudes para mejorar el rendimiento de sus deportistas.

Un ejemplo de ello ha sido el fútbol, la gimnasia, el bádminton, el tenis de mesa y otros.

En el país también hemos utilizado esa estrategia desde el año 1992 en una de las gestiones gubernamentales del presidente Joaquín Balaguer.

Recuerdo que estando Elías Wessin Chávez en SEDEFIR, un grupo de técnicos de la hermana República de Cuba, llegó al país para trabajar en atletismo, ajedrez, gimnasia, natación, tenis y voleibol.

De esa primera colaboración surgieron atletas como Juana Arrendel,
Julio Luciano, el equipo de voleibol femenino entre otros.

Para 1997, en la presidencia de Leonel Fernández, siendo Juan Marichal secretario de Deportes, se formalizó un convenio gubernamental entre Cubadeportes, S. A. y SEDEFIR y llegaron otros técnicos para diversas disciplinas deportivas.

Los resultados empezaron a verse a corto plazo y el número de medallas en Juegos Centroamericanos y del Caribe y Juegos Panamericanos se incrementó de manera continua.

El convenio se mantuvo en la gestión de César Cedeño, Jay Payano, Jaime David Fernández la incrementó, con técnicos para el trabajo en las provincias fronterizas y lo mismo hizo Danilo Díaz.

Con la llegada a la Presidencia de la República de Luis Abinader y de Francisco Camacho al MIDEREC, el contrato terminó bajo el argumento de que era muy costoso para el país.

Esta justificación ha generado la especulación de amigos y desafectos de la gestión de Camacho, pues si se ahorraron unos RD$ 50,000,000.00, ¿por qué no se le aumentó el sueldo a los entrenadores dominicanos que manejan selecciones nacionales o a los monitores provinciales?.

Esto es algo que el ministro tiene que revisar, porque además, hay muchos entrenadores y monitores con resultados positivos palpables que fueron cancelados.

Sería bueno que se analizara el costo beneficio, pues es extraño que no se buscara ninguna opción para mantener a los técnicos cubanos más necesarios.

Claro está, como siempre he dicho, no por capricho de los federados, sino por resultados medibles. Creo que los
resultados de la negociación hubieran sido muy positivos para la Gimnasia, Esgrima, Balonmano, Bádminton, Clavados, Lucha, Canotaje, entre otros, no incluyo a Pentatlón, Triatlón, Taekwondo, Atletismo porque tienen técnicos cubanos (algunos les pagan las federaciones y otros están esperando a que se formalicen sus contratos personales) trabajando junto a los capacitados técnicos dominicanos y ese trabajo de conjunto proyecta buenos resultados en lo inmediato y a futuro.

Por: Héctor García
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos