Actualidad Noticias importante

Ven delincuencia acaba con tradiciones Santiago

Ven delincuencia acaba con tradiciones Santiago

En las tradicionales e improvisadas casetas navideñas se ofertaban frutas y bebidas que se consumen en esa fecha. En la actualidad solo se ven algunos de estos negocios, porque el Ayuntamiento también los ha regularizado.

Santiago. La modernidad de los supermercados y plazas comerciales de un lado y la inseguridad y violencia en las calles por otro, han sumado fuerzas para desaparecer una de las tradiciones navideñas de Santiago.

Las tradicionales casetas improvisadas en décadas atrás tomaban las calles y avenidas de la ciudad, para ofertar y frutas y bebidas navideñas se han reducido a unas cuantas en Santiago.

En décadas de los 80 y 90, decenas de santiagueros iniciaban la construcción de sus improvisadas casetas navideñas y posteriormente tuvo regulaciones de la alcaldía de Santiago.

Uno de los que durante mucho tiempo operó una de esas casetas en los años 90 y los primeros años de la década del 2000 recordó que era un gran sacrificio permanecer durante mes de trasnoche, pero valía la pena, porque él y su familia hacían su Navidad y resolvían muchos problemas.

Vicente Rafael Morel -Bayoyo- recuerda que él y su mujer se alternaban, cuando él se iba a dormir en la mañana tras pasar una noche en vela en la caseta, su mujer queda al frente y luego el regresaba en las primeras horas de la tarde para su nueva jornada.

Sin embargo, las cosas cambiaron porque los riegos fueron aumentando y las ventas eran cada vez menos satisfactoria para el sacrificio que hacían. Ahora trabaja vendiendo agua fría en una importante avenida y cambiando dinero a los choferes del concho.

Afirma que es casi imposible de pensar ahora, con la violencia y la delincuencia para tener ese tipo de casetas vendiendo y recuerda que en la noche tenían sus mejores ventas porque la gente compraba muchas bebidas alcohólicas y frutas para sus frutas navideñas.

Los más decididos montaban sus quioscos desde la entrada del mes de noviembre en los lugares estratégicos para la seguridad y la afluencia de personas.

Ofertaban manzanas, uvas, vinos, licores, naranja, guineos, mandarina y variados tipos de dulces, alusivo a la temporada de Navidad.

Lugares como la Avenidas Las Carreras, avenida Imbert en Gurabito y otras sumaban la mayor parte de las casetas.
Con el transcurrir de los años y la diversificación del comercio con plazas y los supermercados que ofertan todos estos productos en mejores condiciones de calidad y salubridad, el negocio ha ido en decadencia, a tal punto de que en la actualidad, son escasos esos puestos de venta.

Pero la peor carga es la violencia y la delincuencia, porque siempre existe el temor de ser atracado o agredido o perder la vida a manos de desaprensivos.

Algunas operan con muy poca mercancías y sólo en el día. Ellos recogen y guardan sus mercancías al caer la tarde para evitar mayores inconvenientes, pero sus ventas son muy reducida.

Otro factor es que autoridades municipales, han dispuesto el retiro de estas casetas, como parte del proceso de reorganización.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos