Opinión

Vivencias cotidianas de allí y aqui

Vivencias cotidianas de allí y aqui

La violencia de género no es siempre física
Es un tema que siempre ha estado a la orden del día pero que ahora se denuncia y hace unos años no. Creo, por lo tanto, que merece más de una página de comentarios.
Se trata de una violencia que afecta a las mujeres por el mero hecho de serlo ya que supone un atentado contra su integridad, dignidad y libertad. Se entiende por violencia de género cualquier acto violento o agresión basada en una situación de desigualdad en un sistema de relaciones de dominación de los hombres sobre las mujeres, o viceversa, que tenga o pueda tener como consecuencia un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas de tales actos y la coacción o privación arbitraria de la libertad.

Entender la violencia como un asunto personal refuerza a las mujeres a una situación de subordinación de respeto del hombre e implica asumir las relaciones de poder desiguales.

Esta percepción contribuye a que ellas, o ellos, no denuncien su situación por miedo, vergüenza o culpabilidad.

La discriminación de las mujeres y la violencia de género es un problema que traspasa fronteras y que está presente en la mayor parte de los países del mundo. Hay que recordar que la violencia es una estrategia de relación aprendida, no innata. Sean cuales sean las formas en que se manifieste, siempre busca un mismo objetivo: erosionar la autoestima de la mujer, pero también del hombre, con fin de que el agresor aumente su grado de poder y control. Hay muchas formas de violencia.

He aquí algunas formas de identificarlas:
Física: Incluye los actos de fuerza con resultado o riesgo de producir lesiones físicas: golpes, quemaduras, pellizcos, tirones de pelo, empujones, lanzamiento de objetos, uso de armas, intentos de estrangulamiento, asesinato, de provocar abortos, etc. Es el más evidente y el más fácil de demostrar.

Psicológica: Incluye toda conducta, verbal o no, que produzca desvalorización o sufrimiento como insultos, menosprecios, intimidaciones, amenazas, abuso de autoridad, falta de respeto, exige obediencia, utilización de los hijos, castigar con el silencio, culpabilizar, mostrar celos… Es el más difícil de detectar, dado que sus manifestaciones pueden ser de gran sutileza. Pero su constancia deteriora gravemente la estabilidad emocional, destruyendo la autoestima y la personalidad.

Violencia y abusos sexuales: Incluyen cualquier acto de naturaleza sexual forzada por el agresor que abarca la imposición de relaciones sexuales no consentidas con independencia de que el agresor guarde o no relación conyugal, de pareja, afectiva o de parentesco con la víctima.

Incluye aquellas conductas consistentes en la solicitud de favores sexuales, para sí o para una tercera persona, en las que el sujeto activo se aproveche de una situación de superioridad laboral, docente o análoga, con la promesa de una recompensa o de un premio en el ámbito de ésta.

El Nacional

Es la voz de los que no tienen voz y representa los intereses de aquellos que aportan y trabajan por edificar una gran nación