Noticias importante Reportajes

Abinader y sus inaccesibles ministros a la mitad del mandato

Abinader y sus inaccesibles ministros a la mitad del mandato

A pesar de la ola de violencia, criminalidad, brutalidad policial, inflación, apagones, escasez de agua, entre otros problemas, que generalmente  han afectado  al país, la popularidad del presidente Abinader  mantiene sus números altos, según conversaciones extraídas de usuarios del Metro de Santo Domingo y otros medios de transporte.

Sin embargo no pasa igual con muchos de sus ministros, que son inaccesibles y disfuncionales a decir de algunos. No es solo que no se ven en ningún lado, sino que además no resuelven nada, y para hablar con ellos hay que pedir una cita a la que nunca le dan curso.

Hablar sobre política, sobre los escándalos que han sido tendencia en redes sociales durante el día o la noche anterior, o sobre cualquier tema acontecido en el barrio o el trabajo es una de las cotidianidades más comunes por los usuarios de los medios de transporte público del país, y muy especialmente en el Metro, la OMSA o cualquier “ voladora” o carro de concho.

Para la gente común el presidente Luis Abinader mantiene una valoración bastante alta, aunque con desgastes, pero algunos de sus ministros no son bien vistos por la población

En el metro

Cientos de personas, con olores, educación, religiones, ocupaciones, vestimentas, gustos, necesidades, preferencias  y sobre todo, sueños muy distintos, convergen diariamente en el Metro de Santo Domingo, para llegar a sus de destinos,  en donde hablan sin ningún tipo de inhibición sobre cualquier tema que le interese o que llame su atención.

“El presidente Abinader tiene muy buenas intenciones, y quiere hacer las cosas bien, pero lo han dejado solo”, se escuchó  una voz sin rostro en uno de los vagones del metro de la línea dos que se movía entre las estaciones Eduardo Brito y Manuel de Jesús Galván en las primeras horas de la mañana.

De inmediato la retroalimentación no se hizo esperar y de la nada un batido de palabras y conversaciones se adueñó del ambiente dentro del aparato. “Eso es verdad pero aun las bases están en la calle y muchos caballos de Troya siguen en el gobierno”, dijo un hombre que vestía un desaliñado traje que le quedaba grande.

“Sí, pero aquí no vivimos de buenas intenciones, él fue elegido para resolver problemas y si sus funcionarios no ayudan que los cambie, ya la gente no sigue partido, ni a hombres, sigue soluciones. Si no que se miren en el espejo del PLD que nunca pensaron que saldrían del poder”, expresó un joven de manera muy serena.

Mientras tanto una señora vociferaba a todo pulmón que la venida de Cristo era pronto y la necesidad de arrepentirse para salvar su alma.  “El Señor te protegerá; de todo mal protegerá tu vida. El Señor te cuidará en el hogar y en el camino, desde ahora y para siempre”, Salmo 121: 7-8, exclamaba la predicadora. 

Un anuncio del metro informando la siguiente parada originó un silencio total. “Siguiente estación Horacio Vásquez, cercana la calle Josefa Brea”.

Opinión pública

Según la opinión pública el gobierno ha tenido un buen manejo de la pandemia, la reactivación de la economía  y el turismo; y son algunas de las cosas más positivas atribuidas a la gestión de Abinader, aunque también se habla de la inflación, el aumento del precio de la canasta básica.

Otros de los desaciertos que se mencionan son la mala estrategia comunicación gubernamental, el problema de los apagones, y la inseguridad ciudadana.

Alimentos

Hasta ahora y muy a pesar de cualquier cosa, se ve en las calles, mercados, colmados y supermercados una gran variedad de productos agrícolas tales como: víveres, granos, cereales, frutas, legumbres, carnes, huevos y leches lo que es una buena señal de estabilidad en la producción alimentaria nacional.

En los pueblos

Al parecer Abinader tiene informaciones de cómo anda su gobierno y sus ministro y esta es la razón por la cual mandó a sus funcionarios a tener un acercamiento con la ciudadanía local para que hablen sobre la gestión, los aspectos que funcionan bien, aquellos en los que se deben implementar mejoras en cada una de esas comunidades.

Quizás después  uno se haga unas preguntas. ¿Qué hacen los alcaldes, gobernadores o  los senadores de las provincias sin importar su sexo?, ¿acaso no pueden estos hablar de las necesidades de cada una de las localidades que representan?.

¿A caso no debe cada uno de los ministros y directores hablar de sus gestiones en sus puestos y explicar qué han hecho, que hacen y  qué harán , y como su trabajo ha impactado o impactará positivamente en la ciudadanía? Si no deberían irse a sus casas.

Sus funcionarios 

Se pueden contar con los dedos de las manos los ministros y directores o gerentes de instituciones del gobierno que la gente conoce y percibe que están haciendo un buen trabajo.

En la calle cuando se habla de popularidad y buena gestión se mencionan  de inmediato a Miriam Germán, procuradora general de la República; David Collado, ministro de Turismo; Héctor Valdez Albizu, gobernador del Banco Central; Eduardo Sanz Lovatón, director general de Aduanas y el Ministro de Medio Ambiente Orlando Jorge Mera (fallecido).

 Dentro de los funcionarios que son nombrados positivamente están Milagros Ortiz Bosch, directora general de Ética e Integridad Gubernamental, y osé Ignacio Paliza, ministro Administrativo de la Presidencia.

Otros funcionarios que la gente conoce pero piensa que el desempeño de sus funciones, aunque no se puede decir que es malo, pero no ha llenado las expectativas,  son: Roberto Fulcar, ministro de Educación, Jesús Antonio Vásquez (Chu), ministro de Interior y Policía, Carlos Bonilla  Sánchez. ministro de  Vivienda, Hábitat y Edificaciones, y Antoliano Peralta Romero.

Es bueno destacar que aunque la actual alcaldesa Carolina Mejía no es funcionaria del Gobierno  su nombre aparece en muchas discusiones cuando se habla de un relevo del presidente Luis Abinader en 2028.

Jorge González

Jorge González

Periodista, fotógrafo, reportajista y editor fotográfico de El Nacional