Carta de los Lectores

Anécdotas y Restauración

Anécdotas y Restauración

Cuando era inminente la derrota del Ejército Restaurador en Santiago, desvaneciéndose así el sueño de independencia de España, el general Gaspar Polanco llamó a un soldado de Licey y le dio sus órdenes secretas. Antes de revelar esas órdenes que, en la hora crítica, cambiaron el curso de la guerra, contaré una anécdota revolucionaria.

Al alba del 3 de septiembre de 1863 la soldadesca española de Santiago se encontraba en la fortaleza San Luis, recibiendo la furia de los cañones nacionalistas ubicados en el Castillo. En San Luis había una mujer dominicana cocinándoles a los españoles, pero tenía un hijo peleando  en la revolución. Un arrogante soldado español la humillaba  porque le hirvió un huevo sin sal. En eso una bala se llevó la cocina y el fogón.

La mujer orgullosa de su causa, vengándose del español le dijo: – ¿No quería usted sal?, ahí le mandan una poquita. Mientras eso pasa, la temida columna del general Juan Suero y del coronel español Mario Cappa marchaba de Puerto Plata a Santiago. En Hojas Anchas le cerró el paso la guerrilla de Juan Nuezi (Lafit). El ataque fue tan rudo que obligó a Cappa y Suero a devolverse a Puerto Plata a recoger municiones.

De regreso al camino para Santiago volvió a ser atacada en Hojas Anchas, en el río Bajabonico, Cuesta el Balazo, por la misma guerrilla.  Latif, al verse impotente por no atajar la poderosa tropa española, él mismo corrió a Santiago a avisar del peligro. Cuenta el profesor  Bosch  que Latif intuyó que la revolución estaba en peligro de muerte si la columna de Suero y Cappa llegaba a Santiago donde estaba el principal bastión revolucionario.

Latif llegó a Santiago el 5 de septiembre en la madrugada y la información que suministró causó confusión y desaliento en los nacionalistas. Lo natural, dice el periodista e historiador Pedro María Archambault, era considerarse perdido ante un formidable ataque por la retaguardia de tropa fresca y la dificultad de tomar el fuerte San Luis por la férrea resistencia española.

Encabritando su caballo, blandiendo su sable, echando chispas por los ojos y candela por la boca, Gaspar Polanco gritó: “Le tengo a Suero el as de triunfo”. Llamó a Juan Burgos de Licey y dio sus órdenes secretas: Incendiar la ciudad de Santiago.

Corrió Burgos por la calle del Vidrio (la Mella) hasta cerca del fuerte y prendió fuego a una casa bajo las metrallas españolas. La misma orden cumplía Agustín Pepín pegando fuego al almacén de Achille. El 6 de septiembre de 1863 la brisa del este era fuerte, en breve Santiago ardía por los cuatro costados.

Por: Roberto Valenzuela

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos