Semana

Aprobación y promulgación Ley Extinción de Dominio

Aprobación y promulgación Ley Extinción de Dominio

Entre el conjunto de providencias que desde muy temprano advierto legará al país nuestro presidente Luis Abinader está la superación de la covid-19, la vigorización economía y el rescate medioambiental, las cuencas de los principales afluentes incluidas, estimo que el mayor de todos consistirá el saneamiento moral en la administración pública.

El mayor legado al país que aportó el PRD en los gobiernos de Juan Bosch, Antonio Guzmán, Jacobo Majluta (42 días), Salvador Jorge Blanco e Hipólito Mejía, resplandecerá por siempre el respeto a los derechos elementales de la persona, cero preso político, cero asesinado, cero deportado, que entiendo nadie podría cuestionar jamás.

En el PRM, desmenbrado del PRD, la misión en función de superbo aporte que legará nuestro presidente Abinader, es obvio que será identificado en la asignatura moral, que el PLD, en los gobiernos de Leonel Fernández, desbocado en los dos de Danilo Medina, sumergió al país en el pantanal corrupto más desvergonzado y descarado, pasible de concluir en los tribunales de justicia, conforme inexorablemente será.

No hay ni habrá ni por asomos, vendetta, retaliación en nuestro presidente Abinader, torvos y sucios instintos de individuos marcados como resentidos sociales, y gente carente de formación hogareña, y en esa orientación, nuestro gobernante decidió excluirse designando ni bajando líneas a fiscales, Procurador general de la República y director del PEPCA.

En consecuencia, advertimos un firme propósito en la ardua y peligrosa misión de adecentar la vida pública, recto propósito de moralizar el procedimiento, estricto respeto, administración y control de los recursos del contribuyente, poderosa y nodal fuente de los ingresos del Estado.

Esa visión de nuestro gobernante requiere de un instrumento operativo para lograr y concretizar el laudable propósito, definido en la inaplazable elaboración y promulgación de la ley de Extinción de Dominio por nuestro Congreso Nacional.

El diario La Información editorializó en julio 21, favorable aprobar y promulgar la Ley de Extinción de Dominio, como un idóneo y requerido instrumento jurídico para enfrentar los desmanes, desafueros, inconductas y trapacerías de quienes desde un tiempo perverso, sobre todo la fatídica Era del PLD, han convertido el Estado, auxiliado por el espíritu inicuo del neoliberalismo, de un ente de servicio público, en negocio privatizado por una pandilla de malhechores y delincuentes sin moral ni rubor.

Y la mayor fehaciente prueba reciente, todos podemos apreciarla en familiares y turiferarios del expresidente Danilo Medina y su consorte Cándida Montilla, presos, por aprovecharse del Estado, evolucionando a súper millonarios en breve tiempo.

En 20 años de muy cuestionables administraciones, el PLD logró forjar auxiliado por esos corruptos procedimientos, una claque económica política que por primera vez en nuestra historia republicana, disputó con el sector privado la opulencia y el amasijo de fortunas increíbles.

En su edición julio 19, el diario El Día señaló quienes asistidos por una absoluta errónea concepción, incurrieron en los idénticos proditorios procedimientos de quienes hoy guardan prisión en los desgobiernos de Danilo Medina, comenzando por Víctor Miguel Polanco, ex viceministro de Interior y Policía; Kimberly Taveras, ex ministra de la Juventud, doctor Plutarco Arias, ex ministro de Salud Pública, y final, hasta hoy, Luis Michel Dicent, ex administrador de la Lotería Nacional, todos imputados en faltas graves en el desempeño de sus responsabilidades públicas.

Claro que en el contexto y filosofía de nuestro presidente Abinader administrar los recursos del contribuyente enfrenta remanentes del inicuo neoliberalismo, pretendiendo proseguir sirviéndose del Estado para procurar fortunas, conforme la usanza y estilo del PLD, chocando frontal con la nueva disciplina instaurada, aspirando concertar favoritismos con el secretario de la Presidencia, Lisandro Macarrulla Tavárez, y ante las negativas, orquestan solapada campaña de un imposible descrédito, a quien precisamente dispone sólida reputación empresarial, contraria a intentos señalados, confianza del emporio económico más añejo y poderoso del país, aún más, de nuestro gobernante.

Es por insistentes intentos de viejas y conocidas alimañas, medrando siempre del Estado, que nunca escarmientan, no obstante el cuadro delincuencial en Najayo, que amerita aprobar y promulgar la Ley de Extinción de Dominio, entendiendo la herramienta jurídica, que en lo sucesivo, culminará el procedimiento proditorio y excluyente de arrimar la sardina al fogón del Estado para obtener grandes, rápidos y turbios dividendos, a expensas del contribuyente.

Ese será, entre varios, el más encumbrado legado que aportará a su país nuestro presidente Abinader.

UBI RIVAS
[email protected]

El Nacional