Articulistas

CATALEJO

CATALEJO

Anulfo Mateo Pérez

¿Medicamentos o placebos?

Es de urgencia que el Ministerio de Salud Pública intervenga con mayor control respecto a la producción, distribución y comercialización de medicamentos, por los riesgos a la salud de millones de dominicanos que para diferentes dolencias consumen productos “farmacéuticos” falsificados o desprovistos de las moléculas indicadas.

La adulteración de medicamentos no entraña sólo usar una determinada molécula de forma ilegal, usando el nombre de un laboratorio reconocido por la Ley, sino usurparlo para producir y comercializar sólo el excipiente. Lo cual significa, que la presentación sólo contiene la “envoltura”, llámese cápsula, comprimido, tableta, suspensión, jarabe, ampolla… y está desprovista de la molécula con su equivalencia.

Ese excipiente no tiene ningún efecto esperado, y en el mejor de los casos sólo podría producir los de un placebo, si este en su producción no contiene algunas sustancias que podrían ser nocivas. Otra práctica ilegal es producir medicamentos con menor equivalencia que la visible en el envase, en consecuencia el paciente recibirá no la dosis indicada por el médico, sino una inferior.

Esa acción constituye un atentado contra la salud de la población y debe ser perseguida y sancionada drásticamente, sin importar quién o quiénes se enriquecen a costa de la salud de los dominicanos. Por añadidura, en muchas farmacias usan personal no calificado que expenden medicamentos y confunden lo indicado o venden fármacos con nombres no prescriptos por el facultativo, sobre el supuesto de que “es lo mismo”.

De manera que las autoridades sanitarias deben intervenir de inmediato de forma efectiva, para poner en orden el sector que produce y comercializa medicamentos y evitar así el alevoso atentado a la vida de la población.

Por: Anulfo Mateo Pérez

[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos