Pulsaciones

Conmoción tragedia Haití

Conmoción tragedia Haití

Tragedia como la que ayer costó la vida a más de 60 personas en Haití es, desgraciadamente, otra manera de llamar la atención sobre la severa crisis de esa nación. Las muertes fueron ocasionadas por la explosión de un camión cisterna cargado de combustible en Cabo Haitiano.

Tras una crisis de desabastecimiento de combustibles y con grandes dificultades en los servicios sanitarios ocurre el fatal accidente, como si el país estuviera marcado por la desgracia.

El vehículo había sufrido un percance, lo que aprovecharon decenas de personas para saquearlo cuando se produjo la explosión. Al menos las agencias de la ONU no han esperado el clamor del Gobierno haitiano para socorrer a las víctimas y prestar asistencia médica a los heridos.

Ante el espantoso drama se ha dispuesto la instalación de hospitales de campaña en la zona en que ocurrió la tragedia, que se suma a las mil y una crisis que sufre el pueblo haitiano.

La nación vive una inquietante crisis de gobernabilidad, agravada por la inseguridad y el terror impuestos por pandillas que controlan una amplia franja del territorio. La creciente pobreza y el desabastecimiento de alimentos se han convertido con el paso del tiempo en el rostro más conmovedor de una nación que sobrevive a duras penas.

La desgracia en Cabo Haitiano es para que la comunidad internacional se conduela de una nación que por sí sola se sabe que jamás encontrará el camino de resolver sus problemas.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos