Pulsaciones

Contra covid: más rigor

Contra covid: más rigor

Vacunacion. Jorge Gonzalez

Con todas las dificultades con que se inició el proceso de vacunación, que a la fecha se hayan inoculado alrededor de 4.5 millones de personas representa un gran paso de avance en la batalla contra el coronavirus.

Pero se da por descontado que el número de contagiados y las defunciones no habrían encendido la alarma de las autoridades de no ser tan permisivas en las violaciones del protocolo. La vacuna, que tanto ha contribuido a frenar la pandemia, no es obligatoria.

Sin embargo, con una eficaz jornada de orientación es posible que el número de vacunados fuera más significativo. También se ha fallado con la tolerancia que se ha observado frente a los famosos teteos y la indisciplina, que ha alcanzado la categoría de reto, con el cumplimiento del protocolo sanitario.

Las autoridades no pueden obligar a la gente a que se vacune, pero sí a que respete las leyes. Y son precisamente las violaciones las que han provocado el inquietante retroceso que ha obligado a endurecer las medidas para contener la expansión de la covid. Si la actual jornada de vacunación no se acompaña de acciones para que la gente cumpla las restricciones que se han dispuesto el panorama pinta tétrico.

Que no haya camas en los hospitales públicos para los infectados por el virus y el elevado porcentaje de la positividad traducen, sin necesidad de alarmar a la población, que el problema es grave. Y no son pocos ni agitadores los que entienden que por permisivo al Gobierno las crisis se le ha ido de las manos.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos