Pulsaciones

Crisis diplomática: juego sucio

Crisis diplomática: juego sucio

El Gobierno de Haití no ha tardado en burlarse del compromiso suscrito con República Dominicana sobre la paralización de la canalización del río Masacre en lo que se encuentra una conveniente salida para los dos países al conflicto.

Ante la violación del acuerdo el Gobierno dominicano decidió retirarse de la comisión bilateral, elevando las tensiones entre los dos países alrededor de la zona fronteriza y planteando una crisis diplomática. El canciller Roberto Álvarez ha buscado una solución a la canalización del río Masacre por medio del diálogo bilateral con Haití.

En el último encuentro se acordó la creación de una mesa técnica para elaborar un protocolo sobre las cuencas hidrográficas transfronterizas, lo que suponía la paralización del canal que tomará aguas del Masacre. Sin embargo, las autoridades haitianas no respetaron el compromiso al continuar con la ejecución de la obra.

Que el Gobierno dominicano decidiera retirarse del diálogo plantea que se apelaría a otras opciones para zanjar el diferendo, además de afectarse las relaciones entre los dos países. República Dominicana constituye una de las principales fuentes de abastecimiento de alimentos del pueblo haitiano.

La vecina República sería sin ninguna duda la más perjudicada si este país se aleja de la comisión bilateral por violaciones de los acuerdos a que arriben ambas partes para enfrentar sus males comunes. Con los problemas sanitarios y de otra índole que existen no hay que provocar más tensiones.

El Nacional