Carta de los Lectores

Efecto planta

Efecto planta

Carta de los lectores

En la vista pública celebrada  en Santana, una de las comunidades aledañas a la Central Termoeléctrica Punta Catalina, CTPC, los comunitarios atribuyeron a la contaminación de esa central la gran incidencia de enfermedades de la piel y dolores en articulaciones y huesos que se registra en la localidad.

La junta municipal de Santana convocó la vista pública para planificar y coordinar la participación de la comunidad en el estudio que está realizando el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales junto con la Coalición por la Defensa de la Salud y el Medio Ambiente de la provincia Peravia sobre la contaminación de las plantas de carbón de Punta Catalina, por órdenes del presidente de la República, Luis Abinader.

 La dirigente comunitaria, del sector de Las Flores de Santana, Esmeralda Martínez, fue una de las personas que reportaron las enfermedades y los daños en los cultivos que está causando la contaminación de la Central Punta Catalina en esa comunidad.

En su intervención en la vista pública, Martínez aseguró que en Santana numerosas personas de diferentes edades están padeciendo enfermedades cutáneas y muchas otras se quejan de dolores en las articulaciones y en los huesos desde hace unos meses a la fecha. Otros comunitarios denunciaron que se habían producido recientemente varios casos de accidentes cerebrovasculares, ACV, en personas jóvenes y de mediana edad sin que tengan precedentes clínicos ni ellos ni en su familia de esta dolencia.

 El  autor de esta nota y vocero del Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC, explicó a la concurrencia que en Arroyo Barril, Samaná, a donde se depositaron 35 mil toneladas de cenizas de carbón traídas desde Puerto Rico en los años 2003 y 2004, conocidas como rockash, se produjo una gran incidencia de enfermedades de la piel, enfermedades respiratorias, diferentes tipos de cáncer, accidente cerebrovasculares, abortos, partos prematuros, muertes por ataque al corazón y nacimientos de niños con deformidades.

Dije que un grupo de familias de Arroyo Barril y sus abogados recibieron en abril del año 2016, una indemnización de 37 millones de dólares por estos daños ocasionados por estas cenizas, producto de un acuerdo pactado ante la corte de Delaware, EUA. “Si 35 mil toneladas de cenizas de carbón produjeron esos males en Arroyo Barril, cuánto más causarán 600 mil toneladas de cenizas tóxicas que están depositadas en el batey San José, ubicado a unos pocos kilómetros de Santana.

Por: Enrique de León

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos