El Conde, vivencias, turismo, leyendas y comercio



15-16_Actualidad_06_1,p01

La calle El Conde es la vía principal, más famosa y turística de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, y a pesar de sus constantes cambios se ha mantenido como el paseo imprescindible de turistas nativos y extranjeros que recorren sus adoquines para observar sus emblemáticos edificios de la posmodernidad y sus variados negocios.

Durante años, fue el centro comercial más exclusivo y grande del país, donde dominicanos y extranjeros acudían a sus emblemáticas tiendas, bares, cafeterías, restaurantes y hoteles, a comprar, tomar unos que otros tragos, un buen café, a degustar un buen plato o simplemente a pasear, piropear y mirar vitrinas.

En las décadas de los años 60, 70 y 80 la calle El Conde era en el lugar más importante y exclusivo de la capital, ya era el centro de todas las actividades comerciales (tiendas, bancos, bares, restaurantes, cafeterías, etc.) de una clase media alta que para esa época habitaba la Ciudad Colonial y los sectores de Gascue, Ciudad Nueva, y barrios circundantes.

Si se quería comprar ropas, zapatos, artículos ferreteros, del hogar o deportivo, o simplemente degustar un buen plato, tomarse un trago o un café, ver una película o comprar algún disco de música o realizar cualquier actividad, solo tenía que ir a la calle El Conde.

Ahí estaban tiendas como Los Muchachos, Los Arcos, La Ópera, Flomar, El Palacio, López de Haro, Pol Hermanos, Ferretería Morey, Caza & Pesca, La Cafetera, La Margarita, el Bar-Restaurante Roxy, y Musicalia, entre otros comercios.

Pero lo más importante de esta calle hasta nuestros días, son los grandes edificios y sus balcones, construidos a través del tiempo, volviéndose en un referente arquitectónico que representa el perfil urbanístico moderno del siglo XX, que rigió el nuevo concepto de construcción en República Dominicana a partir de esa fecha.

Estos edificios aunque no son muchos se encuentran deteriorados y abandonados, algunos en venta y otros en uso a media capacidad. Se espera que en esta segunda etapa de remozamiento de la Ciudad Colonial, que lleva a cabo el Ministerio de Turismo y otras instituciones sean intervenidos definitivamente.

 

Palacio Consistorial
El Palacio Consistorial es un histórico edificio con aspecto de casa colonial que data de 1502-1504. Fue levantado como residencia del alcalde mayor, pero en el siglo XIX fue completamente remodelado con un estilo neoclásico propio de la época.

En 1913 fue remodelado, y en esta ocasión se le añadió la torre de 29 metros de altura que caracteriza la esquina del actual edificio, donde se puede ver el reloj. La remodelación estuvo a cargo del ingeniero Osvaldo Báez Machado quien fue el responsable de darle la forma que hoy luce esta estructura.
Edificio Baquero

Fue una de las edificaciones más bellas de su época. Ubicado en la calle El Conde esquina Hostos, el edificio Baquero fue la primera construcción de siete pisos que inició la era de ciudad vertical hoy tan común en Santo Domingo. Este edificio fue diseñado y construido por el ingeniero Benigno Trueba, quien además construirá otros en la misma zona.

La majestuosidad e imponencia de esta estructura, levantada en 1927 en hormigón armado con un estilo arquitectónico Art decó fue el primero en contar con ascensores, por lo cual se convirtió en un icono de referencia en las décadas por venir.

 

Edificio Copello
Esta edificación ubicada en la calle El Conde esquina calle Sánchez, fue diseñada por Guillermo González Sánchez, e inaugurado el 16 de agosto de 1939.

Posiblemente aparte de su estructura modernista y única en el país en ese entonces, lo que hace más famosa a esta estructura fue que se convirtió en la sede del Gobierno constitucionalista del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, quien enfrentó la segunda invasión norteamericana del siglo XX en República Dominicana, en abril de 1965.

 

Edificio Saviñón
Saviñón es otro de los edificios característicos de la calle El Conde, ubicado, en la esquina José Reyes. Fue diseñado y construido en 1946 por Octavio y Gloria Iglesias Molina. Su estilo Art déco se diferenció al de otros edificios de ese mismo estilo por sus detalles geométricos.

En este edificio se instaló inicialmente la Lotería Nacional, luego y por muchos años estuvo aquí la empresa distribuidora de los productos Kodak en el país. Ahora está habitado por la oficina de Planificación del Ministerio de Turismo.

 

Edificio Cerame
En 1923 se iniciaría la construcción de este edificio, que terminaría en 1924. Se levantó después que la compañía Cerame & Co. radicada en Puerto Rico, comprara una casa colonial que estaba situada en la calle El Conde esquina calle 19 de Marzo, que luego sería destruida.

También construido por el ingeniero Benigno Trueba, el edificio Cerame es una estructura de cuatro niveles que ayudó a la transformación urbanística de la calle El Conde.

Se dice que todo lo referente al diseño y elaboración de los planos de este edificio se realizaron en los Estados Unidos. De ahí algunas de sus novedades, como los grandes aparadores de exhibición que ayudaron a definir la calle El Conde como vía comercial y cosmopolita.

 

Edificio Díez
Dos características básicas, tiene esta edificación, construida para los hermanos Díez, por Trueba en el año 1930.

La primera es que es mixto, es decir, que era comercial en el primer nivel, y de viviendas y oficinas en los otros niveles.

La segunda características a lo cual debe su belleza sin igual es que los balcones de cada piso son diferentes, en su estructura completa por lo cual cada nivel o piso quedan totalmente diferentes. A pesar del deterioro y las ventanas rotas, su estructura es de las más vistosas, y reproducidas por los artistas de la calle El Conde.

 

Orígenes
Cuenta la historia que el nombre “El Conde” a esta calle le fue puesto luego que don Bernardo de Meneses y Bracamonte, Conde de Peñalva, quien además era capitán general de la colonia, junto a un puñado de hombres bajo sus órdenes luchó valientemente contra las tropas inglesas invasoras del dictador Oliver Cromwell, que el 23 de abril del 1655 intentaron entrar a la ciudad por esta puerta que estaba cerrada.

Esta calle que era una de las entradas a la ciudad amurallada por la puerta cerrada ahora del Conde, ha tenido muchos nombres a través del tiempo. Durante la era colonial se llamaba Calle del Clavijo, nombre que le fue dado en representación de un personaje de aquellos tiempos.

Fue llamada Calle Imperial mientras duró el período de la dominación francesa; después de la separación de Haití se le llamó Calle Separación; y también por un periodo fue nombrada 27 de Febrero, después de la Independencia.

Esta significativa calle que fue construida en el 1543, y que inicia en la calle Las Damas y termina en la calle Palo Hincado, es la vía más importante de toda la Ciudad Colonial, ya que era el acceso directo a todos los monumentos públicos importantes de la época, incluida La Plaza Mayor (hoy Parque Colón) y a la Catedral Primada de América.

 

Inversión
Son 90 millones de dólares que se invertirán en la segunda etapa del “Programa Integral de Desarrollo Turístico y Urbano de la Ciudad Colonial de Santo Domingo”.

Serán intervenidos en esta etapa Las Ruinas de San Francisco, el Alcázar de Colón, el Museo de las Casas Reales, la Fortaleza Ozama, el Museo de la Catedral, y otros edificios y calles, especialmente El Conde.