Semana

El Prodigio

El Prodigio

Las manifestaciones culturales de los pueblos están pintadas de sus orígenes, bailes, instrumentos y otros pentagramas que comprometen la sinergia cultural y folklórica dominicana. El acordeón, güira y la tambora, son la base del merengue típico y la conformación de las tres culturas quisqueyanas y la influencia europea, afrolatinoamericana, la taína o aborigen.

Nuestro folklore es artesanía, los vestuarios y sus expresiones lingüísticas, el carnaval de aleguá de su gente y el ritmo contagioso de “baile en la calle”.

A través del Decreto 173-01 emitido por el Poder Ejecutivo en el año 2001, se escogió el 10 de febrero para conmemorar la difusión pública del Día del Folklore en República Dominicana.

Krency García, nació el 14 de noviembre del 1976, Media Gorra, Cabrera, provincia María Trinidad Sánchez. Hijo tercero de Benita Mata (enfermera), Luis García (acordeonista).

A los cinco años empezaron sus pinitos en el acordeón con su debut en el Club Las Mercedes, en su lar nativo, donde abrió otra ventana, con esa edad, la consagración a la música típica dominicana.

Krency inició con los ritmos armoniosos del Cieguito de Nagua y Tatico Henríquez. Su padre estuvo un poco escéptico hasta que escuchó a su hijo con inspiración artística original y auténtica.

A los siete años se presentó en el programa de televisión El Gordo de la Semana, del productor y animador, Freddy Beras Goico, Color Visión, Canal 9. Se convirtió en un fenómeno nacional y musical. A los diez años participó en un festival de acordeonista en su población María Trinidad Sánchez, ganando el primer lugar, el profesor Samuel García, observando el talento y versatilidad de Krency García, lo bautizo con el nombre artístico: El Prodigio.

En abril de 1988, Samuel García se convierte en promotor artístico del joven músico, crearon una agrupación musical y guiándolo para que pudiere continuar su educación académica. A los once años grabó su primer tema: No te vayas en yola, autoría de su padre Luis García.

Año 1992, mayo, recibe la primera premiación de un festival imitando a Tatico Henríquez, leyenda del ritmo folklorico dominicano.

Nueva York

En la Babel de Hierro, Krency García mirando de frente su futuro, a los 15 años, estudió música en la Escuela Martin Luther King, en Nueva York, saxofón alto, donde se graduó del bachillerato en 1997.

Canto en la preparatoria pre-universitaria en la Harlem School of the Arts. Su profesora Vivian Ara, destacada profesional colombiana lo conduce al buen canto. Sus estudios avanzan en teoría y armonía en Berklee College of Music, egresado con méritos en esas especialidades en la prestigiosa universidad de Boston, Massachusetts, Estados Unidos de América.

Jazzista, pianista, Krency, al regresar al país en lugar de elegir un ritmo moderno, optó por el merengue típico al que introdujo fusiones y novedades o colores armoniosos internacionales. Los contactos vivenciales hacen de este artista dominicano creador único y productivo.

A los cinco años Krency García debutó en el Club Las Mercedes, de Cabrera, tocando el acordeón

Participó en el Festival de Artes de Omega Psi Phi Fraternity, Inc., representando a Nueva York y su Escuela Martin Luther King, Jr., donde conquistó el primer lugar durante dos años consecutivos, en el reglón: Instrumentos Contemporáneos, en Washington, D.C., y Philadelphia, alcanzó el segundo año el gran premio en arte: Over All.

Al principio, las innovaciones del generó típico fueron incomprendidas por los amantes del merengue tradicional (derecho). Sin embargo, la revolución impresa logró su objetivo de marcar un merengue de calidad invaluable.

Ha sido galardonado en siete ocasiones con Premios Casandra (Soberano), auspiciado por la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), hasta el año 2014. Igualmente, actuaciones estelares en el Radio City Music Hall, New York, EE.UU.

República Dominicana vive día con día el lenguaje artístico de su pueblo y el disfrute de todo. En la exhibición libre de un festival alegre del merengue campirano o perico ripiao en cada latir de corazón del dominicano se respira merengue.

El autor es periodista, analista social, geopolitólogo.

Por: Maguá Moquete Paredes [email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos