Articulistas

El tiempo pasa…

El tiempo pasa…

Pablo del Rosario

El martes 16, arribamos a la mitad del periodo  de Luis Abinader, que inició en  2020. La ocasión es propicia para evaluar lo alcanzado; pero quizá, más importante seria retomar las promesas no cumplidas, y analizar las causas que impidieron alcanzar las metas propuestas.

En marzo de 2020 fuimos azotados por el coronavirus, que devino en pandemia y trastornó la vida del pueblo dominicano en cuanto a temas tan vitales como: el sanitario, el económico y el social. 

Esto ya ocurría en otras latitudes del planeta con igual o mayor intensidad.  Además  en Europa del este, estalló el conflicto Rusia-Ucrania, en febrero del presente año.

El impacto producido por el C-19 en el país, en lo concerniente a: salud, economía y seguridad ciudadana ha sido devastador, sobre todo por lo inesperado y difícil de atacar, debido a la inexistencia de vacunas para prevenirlo.

Esa realidad dificultó en cierto modo las iniciativas del Gobierno. La situación Rusia-Ucrania, incide muy severamente en lo relativo al flujo de turistas que recibíamos desde esos países, así como en los precios de granos, cereales y fertilizantes que importamos desde allá.

Estos acontecimientos nos dejan lecciones. La segunda mitad del periodo de gobierno podrá exhibir una lista más corta de promesas incumplidas y una cantidad mayor de metas alcanzadas.

En cuanto al costo de la canasta básica, las medicinas, el transporte, la educación y otros, se hace imperativo reformular lo planificado. La seguridad ciudadana sigue siendo una tarea pendiente.

  Afortunadamente, nuestro país está dotado de un robusto ordenamiento legal que, si la autoridades se dignan cumplirlo y hacerlo cumplir, podemos confiar en que habrá supervisión y control en el uso de los recursos y fondos públicos, rendición de cuentas con transparencia, fiscalización e informes oportunos por parte de la Cámara de Cuentas y seguimiento a las recomendaciones contenidas en estos.

Pablo Del Rosario

Pablo Del Rosario