Primera Fila

En banda

En banda

Después que el subsecretario de Estados Unidos para la lucha contra el narcotráfico, Todd D. Robinson, de que su país no irá en rescate de Haití, a los residentes en el país no les queda más que encomendarse a Dios.

Sólo Estados Unidos y las potencias están en capacidad de imponer el orden y la seguridad en la vecina nación a través de una intervención que no tiene que ser armada.

En un momento en que el territorio es controlado por pandillas criminales que tienen secuestrados a 16 misioneros estadounidenses y un canadiense y en que no existe gobernabilidad, dejar los haitianos a su suerte carece de todo tipo de justificación.

Las muchas necesidades de la nación tornan importante donaciones como los 60 vehículos, equipos de protección para la Policía y cargamentos de alimentos y medicamentos, pero siempre recordando que la solución a la crisis no es con dádivas.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos