ENFOQUE SEMANAL



Una decisión apresurada

El organismo oficial denominado Procompetencia creado en el año 2011 por la ley 42-08 pero que había permanecido inactivo hasta el 2017 año, cuando el Poder Ejecutivo designó a la doctora Yolanda Martínez como Directora Ejecutiva de la Entidad.

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia se estrenó, no sabemos si por un afán de notoriedad de la directora ejecutiva de la entidad imponiendo una multa de 3 mil salarios mínimos, que equivalen a 46 millones 300 mil pesos a la Cervecería Nacional Dominicana.

Para justificar su desproporcionada decisión Procompetencia estimó que la Cervecería violaba con su práctica comercial, 3 de los 6 aspectos contemplados en la ley de Defensa de la Competitividad como son subordinar la decisión de ventas de la empresa a que el comprador se abstenga de adquirir o distribuir de otras empresas competidoras, la imposición de precios, y otras condiciones de ventas a sus revendedores, sin que exista una razón comercial que justifique, la venta u otra transacción sujeta a la condición de no contratar servicios, adquirir, vender o proporcionar bienes productos distribuidos o comercializados por un tercero.

Ignoramos cual es la experiencia comerciar de la doctora Martínez, a quien, no obstante su condición de abogada nunca hemos visto en un estrado, sino que la conocemos como una destacada comentarista política en la televisión.

De lo que sí podemos estar seguros es que la Cervecería Nacional Dominicana, que nació a mediados de la década de 1930 como una empresa de capital norteamericano y pasó en estos momentos a ser propiedad del grupo comercial heredero de la bien ganada fama del industriar santiaguero Don Eduardo León Jimenes, fundador de la empresa cigarrera “La Aurora” ubicada en la entonces calle Julia Molina, hoy independencia casi esquina Sabana Larga que paso luego a sus hijos, entre estos José y Eduardo y ahora preside el joven Franklin León, hijo de Don José León Asencio.

A lo largo de casi un siglo que está próximo a cumplir la Cervecería Nacional dominicana se ha destacado siempre, por la calidad excepcional de sus productos, sus precios más que adecuados los bien pagados sueldos que reciben sus funcionarios y empleados y el trato afable que ha dispensado a la clase artística del país y a su clientela en general.

En sus más de 80 años de existencia, la Cervecería ha tenido que enfrentar la competencia de 4 o 5 rivales. El último de los cuales fue la empresa brasileira Brahma la cual no pudo lograr su objetivo de disminuir del mercado a la empresa criolla, incluso vendiendo sus cervezas rubias, por debajo de los Precios de la C.N.D.

La ley 42.08 da incluso a Procompetencia la facultad de duplicar la multa impuesta arbitrariamente, aunque el organismo oficial dizque pasó un año estudiando el caso, cosa que la mayoría del pueblo ignoraba, y que la C.N.D se propone apelar más que justificadamente antes el organismo Superior Competente.