Cójanlo

Fuego cruzado

Fuego cruzado

En medio del festival de alzas de precios es sospechoso que productores boten cosechas, como ocurrió en San Juan de la Maguana con la cebolla roja, y había pasado lo mismo en Constanza con la zanahoria, en protesta porque el Gobierno no les compró la cosecha.

El caso de los precios, que tanto preocupa al Gobierno, pero más a los consumidores, ha derivado en una suerte de fuego cruzado. La población no mide los factores externos que intervienen en los aumentos, así como tampoco en las opciones que representan los programas de ventas populares, sino el festival de alzas en los establecimientos comerciales.

Las explicaciones carecen de efectos en la población, cuyo deseo es que los alimentos bajen al alcance de las posibilidades. En lugar de explicaciones, el Gobierno tiene que acelerar las acciones para que los productos de primera necesidad no conviertan los establecimientos comerciales en una casa de terror.

De la misma forma en que se critica la decisión de los cosecheros de cebolla y zanahoria también tendría que criticarse al Gobierno si utiliza el caso como pretexto en caso de que no pueda lidiar con los precios de los alimentos.

El Nacional