Articulistas

FÚTBOL SÓLO FÚTBOL

FÚTBOL SÓLO FÚTBOL

Jorge Rolando Bauger

Fútbol y poesía

La insólita situación que se produjo en San Pablo (Brasil) durante el partido que disputaban las selecciones de Brasil y Argentina, nos ha provocado vergüenza ajena.

La inoportuna intervención de los miembros de la agencia nacional de vigilancia sanitaria de Brasil (ANVISA) para evitar que los jugadores argentinos que militan en la Premier League disputaran el partido ante Brasil, argumentando que debían haber hecho una cuarentena de 14 días para poder jugar en Brasil, desató una de las situaciones más burlescas de los últimos años en el mundo del fútbol.

Ahora, después del escándalo y que el mundo se ría de la Conmebol, entrará en escena la FIFA y, como se trata de dos grandes selecciones, tomará una decisión salomónica.
Para disipar ese vergonzoso e inexplicable episodio, intentaremos emular a Houidini y *escapar * sigilosamente de la bochornosa situación.

Es por eso que recurrimos a la poesía, porque ella no es de quien la escribe, sino de los que la necesitamos.
Siempre hemos interpretado que, tanto el fútbol como la poesía, son un juego. Mientras que el futbol es el rey de todos los juegos, y que la expresión poética -por medio de las palabras – se arraiga en el juego. Lo cierto es que muchos futbolistas juegan con tanta elegancia, que dan la sensación de hacerlo en versos, porque su juego es una maravillosa expresión poética.

Ver jugar a Johan Cruyff, Beckenbauer, Pelé, Garrincha, Francescoli, Maradona, Netzer y Messi (por solo citar algunos futbolistas/artistas) era un auténtico poema.

Un apasionado al futbol escribió: * Dime poeta. Si el mundo es como un balón, redondo por la ilusión de llegar pronto a la meta, ¡vale la pena jugar!
Silencio del ultramar, luna llena, mar serena, viejo amigo, en secreto te lo digo que, lo que vale la pena es ganar. *
Por su parte, el francés André Maurois, (1885-1967), afirmaba que el fútbol es la inteligencia en movimiento y que el fútbol es una especie de seductora poesía. Maurois, decía que pensar era fácil y que actuar era difícil.

Pero, actuar siguiendo tus pensamientos, es lo más difícil del mundo y, para que el fútbol resulte atractivo y seduzca, se necesitan jugadores inteligentes.

Lo cierto es que, cuando el juego de futbol origina belleza, queda implícito su valor para la cultura.
Recuerden que, para jugar al fútbol no es necesario ser rico o pobre, solo requiere de amor porque, el futbol es vida.

Por: Jorge Rolando Bauger
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos