Semana

Grandes retos de Gustavo Petro

Grandes retos de Gustavo Petro

Gustavo Petro, presidente electo de Colombia

Este junio 19, Gustavo Petro recibió 11,281,913 votos de sus paisanos, el 50.44%, catapultándolo en la presidencia de Colombia, contra 10,580,412 votos de su rival Rodolfo Hernández, 47.31%, un estrecho margen de 174,789 votos, prístino e inequívoco mensaje de peligrosa polarización de la sociedad colombiana en términos políticos.

Con ese famélico margen electoral, resulta evidente que Petro, más que un reto, consiste una fundamental estrategia consensuar con el poder fáctico económico representado por su vencido rival, acoplando la visión económica con el sector preponderante en todo país, árbitro y productor de riquezas, el poder establecido del dinero.

Es la primera prueba o reto, que determinará el curso de acción económica de Petro.

En esa misma óptica, segundo reto, consensuar y firmar la paz con minúsculo residual grupo levantisco del Ejército de Liberación Nacional, que esquivó el acuerdo de paz concertado por el entonces presidente Juan Manuel Santos con las FARC-EP, La Habana, Cuba, 24 de octubre de 2016, apañado por el presidente cubano Raúl Castro.

La irrupción guerrillera en Colombia, extendida por 60 años, produjo un horrido saldo de siete millones de desplazados y emigrados, más de 200 mil muertos, que nunca consiguieron cuanto se propusieron, porque de original ente de protestas ante lacerantes desigualdades, segundo de América Latina y séptimo del mundo, conforme experticio Banco Mundial, esos grupos levantiscos devinieron entes de peajes del narcotráfico, una vez colapsó en 1989 la URSS, y Fidel Castro confrontó el desequilibro económico por final comunismo soviético.

Puedes leer: Petro comienza a dar forma a su gabinete con dos políticos experimentados

No más armas y recursos económicos para la guerrilla colombiana.
Por primera vez en su turbulenta historia, la ensangrentada y aterrorizada sociedad colombiana, cuarta economía América Latina, luego de Brasil, México y Argentina, eleva al solio presidencial por una transparente consulta electoral, un representante de la izquierda, con el estigma de trastornar y arruinar todos los países donde gobernó, con ilustres excepciones, Brasil de Luiz Inácio Lula Silva y Evo Morales en Bolivia.

Gustavo Petro, nuevo presidente de Colombia
Gustavo Petro, nuevo presidente de Colombia

Es el tercer reto demostrar Petro en el trayecto, que manejado con inteligencia y mesura, logre reeditar un tercer logro, como sus dos luminosos predecesores, no otro desastre, como los otros.

La abrumadora y peligrosa avanzada del Mossad israelí en Colombia, rectores de la inteligencia tecnológica en comunicación y armamentos de punta, que asesoraron a los presidentes Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos e Iván Duque, es un delicado tema que Petro debe administrar con extrema inteligencia y prudencia, considerando que la unidad de inteligencia israelí, en realidad Petro no requiere contra su vecino, el presidente venezolano Nicolás Maduro, como los tres anteriores gobernantes.

La política exterior de Petro referente a Estados Unidos, ni tan lejos que no alumbre al santo, ni tan cerca que lo queme, propiciar un equilibrado, respetuoso y provecho entente con el presidente Joe Biden, fundamentado en intercambio comercial, sin que esa política refleje claudicar los principios reglamentados en el aggiornamiento izquierdista.

Más óptimo, Petro recabar parecer equipo economistas, sociólogos y politólogos, planeamiento superar enorme ancestral bache socioeconómico colombiano, aludido, repercutiendo óptimo 51.6 millones colombianos, acrecentando PIB (PPA) US$745,373 millones, superarción petrolera 745,373 bp y 33.7 toneladas oro 2021.

Otrora militante facción guerrilla M-19, disuelto, optando electo alcalde Bogotá, Petro resulta el gobernante colombiano que más conoce idiosincrasia levantisca, arrimando a su fogón, la aún disidencia del ELN, reacia a renunciar la guerrilla, por resultados centenares ex guerrilleros fueron abatidos luego acuerdos presidente Santos, referidos, pereciendo en 2021 más de 13 mil colombianos, mayor número desde 2014.

Conforme artículo The New York Times, reproducido por Listín Diario, el 30 de abril de este año, la cocaína financió las Farc, ELN, M19, ahora huérfanas, por cambios geopolíticos que liquidaron sus remesas, derivando agentes peajes del narco, reseñado aquí.

Esa actual original orfandad, podría ser motivo Petro apalancar paz ELN, convidándolo secundarlo no pequeños ni pocos retos a enfrentar, y aportar a Colombia, todos juntos, izquierda y taumaturgos de riqueza, en un escenario decente, prudente, luminoso, exento de la retórica fantoche del extremismo, un gobierno de izquierda como el de Lula, como el de Evo, sin la fanfarria que a nada positivo conduce, ni nada nunca ha logrado, de otros cercanos conocidos, naufragando en la ruina y miseria a sus pueblos.

Retos, espejos y experiencias que Petro está compulsado asimilar, interpretar y superar.
La guerra quedó para siempre atrás en Colombia.
¡Viva por siempre Colombia, cojollo!

Por: UBI RIVAS
ubirivas30@gmail.com

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos