Carta de los Lectores

Gremios al revés

Gremios al revés

En este país hay unos gremios y sindicatos que actúan en contracción al marco teórico que hace viable su accionar. Las personas que reciben capacitación para dirigir esas entidades grupales, a veces muy masificadas les enseñan que en una lucha reivindicativa se da un proceso en que la huelga es el último recurso a llevar a cabo.

Al correr el tiempo, muchas de esas agrupaciones vienen actuando en desafío y abuso caprichoso, y hasta violento, en demanda de derechos laborales, pero a costa de derechos ajenos. El colegio médico ha dado cátedras de esa actuación.

Bastantes veces ese gremio ha dejado sin asistencia a todos los hospitales públicos, y más reciente con el acercamiento con el sector privado los riesgos son mayores.

La actual lucha contra las ARS y AFP, todos debiéramos apoyarla pero no dejando a los enfermos sin servicio. El tiento para someter a la obediencia las ARS inició con La Universal.

El gremio llegó ordenar la desafiliación de su membresía, llegando a tal dureza con la orden a sus médicos, que fue un exceso, pues por su carácter privado los afiliados no están obligados a obedecer órdenes de ningún gremio, porque, con qué derecho.

El mandato del colegio a sus médicos parecía más de un tirano que del presidente de un gremio. Toda la población debiera apoyar esa lucha contra ARS y AFP por sus abusos, pero así no.

Los excesos de esas entidades vienen de la Ley de Seguridad Social hecha por la clase dominante en beneficio de su clase. Hay que atacar la ley y cercenarle los privilegios que legalizó el legislador como parte de esa clase privilegiada.
La ADP, en plena segunda infancia comenzó a privilegiar la huelga antes que el dialogo y que otras actividades fuera de las escuelas y de los horarios de docencia, cuan si la intención fuera perjudicar a los estudiantes.

Faprouasd, asimiló el método de ADP, y viene practicando paros prematuros de docencia en la pregonada universidad del pueblo.

Ahora tiene fuera de clase alrededor de 100 mil estudiantes y profesores. Hay otras agrupaciones que actúan igual, y por tanto van al revés, porque la huelga es el último recurso con que se ataca a un patrono ante una demanda reivindicativa.

Lic. Santiago Martínez

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos