Opinión Articulistas

Mi América soñada

Mi América soñada

Chiqui Vicioso

En uno de mis viajes a Río Blanco, Bonao, un campesino me señaló una casa blanca, que parecía un hotel y me preguntó: Ya usted fue a la casa del “cagón”?
¿Adonde?
A la casa del “cagón”…
¿Cómo?
Si, esa casa tiene 17 baños…
Y, como es lógico, para ese campesino 17 baños significan por lo menos incontinencia intestinal. Una casa que es lo que había aprendido su dueño, un ex agente de seguridad de Leonel (que amaba imitar a Rambo con lentes oscuros, colocado en la cola de una camioneta), en una negación de lo que es el verdadero ejercicio de la seguridad política: pasar desapercibido.

Es lo que explica que el Palacio de Buckingham tenga 37 baños, aunque la reina solo usara uno, y al príncipe Carlos su valet lo bañara en una sola bañera…

Y he ahí el talón de Aquiles de un sistema político económico estructurado en la acumulación, que no sabe cuando detenerse. Cáncer voraz que está conduciendo a la humanidad a una Tercera Guerra Mundial nuclear, como inevitable metástasis, resultante, como decía Einstein, de la infinita estupidez del hombre.

Esa necesidad de acumulación, más allá de las amenidades básicas que se necesitan para sobrevivir y vivir con alegría, dejará sin planeta a nuestros descendientes.

Y esta convicción es lo que me lleva a afirmar que somos las mujeres, quienes reproducimos la especie en este mundo, no lo contaminamos, no lo empobrecemos, no lo llenamos de armas, las que estamos aun a tiempo de intervenir para erradicar esta debacle, que debiera comenzar por tener dos presidentas en la América del Norte y la del Sur, nuestra América.

Ya tenemos a Claudia en México, ahora debería asumir Kamala Harris en Norteamérica, quien mucha gente cree que no se distingue en nada, pero ha tenido la prudencia de no competir con un anciano (Biden) perdido en la demencia senil de la Guerra fría, posibilidad que horroriza a todos los estadounidenses del mundo y ni hablar de ese conclave de fósiles perversos que son el Partido Republicano, y el aparato militar norteamericano.

¿Aquí? Hace tiempo que debió ser Milagros Ortiz, como sugirió Cuchi, pero en su ausencia hay mujeres como Aura Celeste Fernández y Miriam Germán a quienes no les tiembla el pulso. Y, ambas poseen un requisito indispensable: ideología, que es lo que permite mantenerse contra viento y marea frente a los inevitables asaltos de la Derecha..

La vice Raquel Peña es seria y trabajadora, pero obedece a los intereses de los pudientes, (ese fondo para las ARS fue su condena), y para otras “candidatas” su destino debería ser Mónaco.
Empero hay una regidora por ahí, de 18 años…
¿Quién sabe?