Pulsaciones

Ministerio Familia: Crisis valores

Ministerio Familia: Crisis valores

Si en verdad un Ministerio de la Familia fuera la respuesta a la crisis de valores y la violencia que corroen a la sociedad las autoridades no deberían pensar dos veces la creación de la instancia para combatir tan graves males.

Pero lo más probable es que el organismo, como ha pasado con muchos otros, se quede en un ente burocrático más sin conseguir los objetivos para los que fue creado.

El origen de los males sociales es variado. Puede ser, como alega la Comisión Nacional de la Familia de la Conferencia del Episcopado Dominicano, resultado del deterioro, la violencia y el menosprecio de los valores tradicionales del núcleo central de la sociedad.

Pero la respuesta no parece que pueda reducirse a la agrupación en un ministerio de las entidades que trabajan por la integración y la mejoría de la familia, así como contra la violencia. Lo que tal vez se necesite sea unificar criterios para desde el poder integrar a todos los sectores en la lucha contra la crisis de valores.

Se puede conseguir rescatar y fortalecer esa familia tradicional definida por el obispo de San Juan, Tomás Alejo Concepción, como aquella “donde los niños son formados en valores que no puede ofrecer ninguna otra institución u organismo”.

Sería un gran salto si como dijo el religioso se alcanza la unidad de todos para luchar por una mejor patria, mejor sociedad, mejor economía y mejor cultura sin cargar más al Estado de entes burocráticos.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos