Articulistas

Nuevos retos del IAD

Nuevos retos del IAD

José Antonio Torres

Cuando un Estado desconoce los recursos naturales y humanos de que dispone se hace difícil diseñar planes de desarrollo que beneficien a la población. En República Dominicana el Gobierno no sabe la cantidad de tierras que tiene, tanto con vocación inmobiliaria como agrícola.

Pero el problema es peor aún, a veces tienen ideas de las porciones de terrenos en un área determinada, pero ignoran la vocación de esos terrenos.

Esa fue la principal razón por la que el Presidente Abinader amplió los objetivos de la Comisión Evaluadora de los Terrenos Registrados a nombre del CEA para que abarque a todos los terrenos.

Esa comisión tendrá que determinar la vocación de uso de estos, hacer eficientes los actos de levantamientos, así como las modificaciones y actualizaciones parcelarias que permitan regularizar dichos terrenos y su tenencia.

Esto con el fin de aprovechar al máximo la capacidad productiva de los terrenos, muchos de los cuales están destinados a la producción de rubros que no son para los que tienen vocación.

En ese sentido tendrá que jugar un papel de primer orden el Instituto Agrario Dominicano (IAD), que tras la llegada del agrónomo Danilo del Rosario ha logrado con éxito la entrega de al menos 12 mil títulos definitivos a productores agropecuarios en menos de un año  en el cargo.

Antes de que el presidente lo dispusiera, determinar la vocación de uso de las tierras del Estado era parte de la agenda del director del IAD, quien como agrónomo de profesión conoce a cabalidad las ventajas que esto ofrece para la producción agropecuaria del país.

De los miembros de la Comisión escogida por el presidente Abinader, a las opiniones de Danilo del Rosario, es a la que  mayor provecho le sacarán, porque siempre ha planteado la necesidad de la titulación para que los productores sean sujetos de créditos en los bancos, lo que le garantizaría los recursos para emprender grandes cosechas.

El director del IAD ha sido reiterativo diciendo que los países que cuentan con catastros con las características descritas abren oportunidades significativas para la innovación tecnológicas, contribuyendo al desarrollo de la agropecuaria del país.

Por: José Antonio Torres ([email protected])

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos