Editorial Opinión

Ojalá que sí

Ojalá que sí

Haití ha reiterado ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el urgente envío de una fuerza armada internacional para combatir a las bandas que asolan a esa nación, clamor que cuenta con el apoyo del secretario general de la ONU, Antonio Guterres y del presidente Luis Abinader, quienes también urgen crear un equipo robusto, de acción rápida integrado por militares de uno o varios países.

Guterres, Abinader y el gobierno haitiano parecen alineados en torno a una estrategia diplomática que procura no dejarle al Consejo de Seguridad otra opción que no sea la de autorizar la conformación de esa misión militar, que al parecer no estaría liderada por la ONU.

El embajador haitiano, Antonio Rodríguez, dijo ayer ante ese Consejo que no hay tiempo que perder y que la situación en Haití puede empeorar en cualquier día, en tanto que el canciller dominicano Roberto Álvarez, reiteró la propuesta sobre el despliegue de “una fuerza robusta” de asistencia a la Policía Nacional haitiana.

La coincidencia mayor en torno a la conformación de esa misión militar se refleja en las declaraciones ofrecidas el domingo por el secretario de la ONU, en Nueva York, y el discurso pronunciado por Abinader ante la Cumbre de la Celac, en Buenos Aires, en las que ambos presentan alternativas viables.

El presidente Abinader urgió que el Comité de Sanciones de la ONU, creado por el Consejo de Seguridad, inicie operaciones formales a los fines de que “las operaciones que unilateralmente han tomado algunos Estados con respecto a la crisis haitiana puedan estar respaldadas en el marco del derecho internacional”.

Admite que sin la ayuda de la ONU seguirán los sufrimientos que padece Haití, pero su pedido de habilitar ese Comité, ayudaría a viabilizar la propuesta del secretario Guterres de establecer una “fuerza rápida”, compuesta por militares de uno o varios países sin el cobijo de ese organismo.

Lo que queda claro es que Haití no aguanta más, por lo que el envío de una fuerza militar es hoy más urgente que nunca para enfrentar bandas armadas que controlan entre el 70 % y el 80 % de Puerto Príncipe, que asesinaron el año pasado a 2,183 personas y secuestraron 1,359 ciudadanos.

El Presidente ha reiterado que en ningún escenario República Dominicana fungiría como solución unilateral a la crisis que abate a Haití, por lo que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas está compelido a aceptar el urgente pedido del gobierno haitiano de autorizar el urgente envío de una fuerza militar internacional para restablecer el orden institucional y la seguridad ciudadana en esa convulsionada nación. Ojalá que sí.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos