Pacientes abandonan tratamiento glaucoma debido a altos costos



El oftalmólogo Servando Santana Rodríguez, director de la Unidad de Oftalmología y Catarata, expresó preocupación por los altos costos del tratamiento del glaucoma en el país y afirmó que la situación provoca que miles de pacientes los abandonen y lleguen a la ceguera irreversible.

Asimismo, el facultativo resaltó la alta incidencia de ceguera a causa de catarata en la población dominicana mayor de 50 años.

“En el caso de muchos pacientes, la enfermedad progresa hasta tener daño absoluto en el nervio óptico, llegando a la ceguera irreversible”, precisó el facultativo.

Santana Rodríguez, especialista en catarata, córnea y cirugía refractiva, recordó que la glaucoma es una enfermedad crónica y abogó por políticas públicas que eviten que más personas queden ciegas por falta de dinero para tratarla.

Alta incidencia

Manifestó que en 2017 especialistas del área realizaron 29,500 operaciones de catarata, en centros de salud públicos y privados.

Empero, explicó que las principales barreras para la cirugía de catarata son los altos costos y el desconocimiento de la población acerca de las características de la enfermedad y advirtió a los pacientes sobre el peligro de abandonar los tratamientos.

Esas y otras enfermedades visuales son tratados con equipos médicos de última generación en la Unidad de Oftalmología y Catarata, que opera en un moderno edificio de cuatro niveles, en la avenida Charles Summer esquina Rafael Abreu, en Los Prados, Distrito Nacional.

Los especialistas

El doctor Santana Rodríguez trabaja acompañado de los doctores Carmen Rodríguez Pujols, oftalmóloga y Stephanie Papaterra López, especialista en oftalmología pediátrica y estrabismo.
También, prestigia ese centro de salud la doctora Minerlisa Tavárez Hernández, especialista en retina, vitreo y patología macular.

Cuatro salas de cirugía, con todos los criterios y normas internacionales para el tratamiento de la salud visual, respaldan el trabajo de ese equipo de médicos.

Los anestesiólogos Miguel Deláncer, Rafael Mejía, Yolanda Ramos y Johana Saladín, completan el equipo médico.

Las salas de cirugías tienen pisos y paredes asépticas, lámparas quirúrgicas, sistemas de gases médicos integrados y filtros que recirculan el aire, que hacen 25 cambios de aires por hora.

El arquitecto del edificio, Raúl de Moya, utilizó todos códigos del Colegio Americano de Arquitectos en el área de salud, tomando en cuenta la altura y el ancho de los pasillos.

La moderna clínica es administrada por Eli Mejía Sang, quien destacó el esmero del personal médico y administrativo para que todas las áreas en las que se movilizan los pacientes sean confortables.
“Tratamos de que la gente se sienta como si estuviera en un espá”, manifestó Mejía Sang.

UN APUNTE

Vértigo

En el segundo nivel del edificio opera la Clínica del Vértigo, la Audición y la Voz (CLIVAV), bajo la dirección de la doctora Ilonka Rodríguez de Llopart, otorrinolaringóloga-ontoneurológa. Trata las patologías de esa área de la medicina, con un equipo de especialistas.