Editorial

Pandemia electoral

Pandemia electoral

La Junta Central Electoral (JCE) advirtió que el proselitismo que atribuye a los partidos políticos amenaza con quebrantar la integridad electoral y crear desafección en todo el sistema comicial, justificada queja ante un exceso que distrae la atención de gobierno y ciudadania sobre las urgencias nacionales.

Desde hace más de un año las principales organizaciones partidarias abrieron compuertas hacia un laborantismo electoral que al principio fue discreto pero en los últimos meses no muestra interés siquiera en guardar las apariencias.

El Congreso dominado por los tres partidos principales, incluido el oficialista, no ha puesto interés en conocer y aprobar los proyectos de ley presentados por la JCE, por lo que es muy poco lo que puede hacer el órgano de elecciones con un estatuto vigente difuso y de difícil aplicación.

A ese vacío de ley se atribuye que un partido escogiera a su candidato presidencial, en elecciones abiertas que llamó “consulta ciudadana”, que otro convocara un mitin regional bajo el epígrafe de “encuentro”, y un tercero emplee la modalidad de “juramentaciones”para congregar muchedumbres.

Hasta donde se tiene conocimiento, la proclama de apertura de la temporada proselitista sería emitida por la JCE en julio de 2023, pero con el anticipo de campaña, bajo subterfugios distintos, parece cumplirse el dicho aquel de que al lado de la ley duerme la trampa.

A los partidos les asiste derecho a libre reunión en lugares bajo techo, encaminar diligencias organizativas, elegir nuevos directivos, crear o renovar organismos intermedios o de base, pero no excederse en promoción de candidaturas presidenciales, congresuales o municipales, fuera del periodo de campaña electoral.

El pleno de la JCE ha convocado a representantes de organizaciones partidarias a una audiencia que tendría el propósito de desalentar ese excesivo proselitismo, ante el cual el organismo comicial parece tener atadas las manos sin posibilidad de aplicar consecuencias porque la ley electoral parece estar redactada en mandarín.

El liderazgo partidario debería entender que faltan casi dos años para las elecciones presidenciales y congresuales, y que tres meses antes están convocados los comicios municipales, por lo que si mantienen el pie sobre el acelerador proselitista provocarán un pandemónium electoral, ante el cual el circo romano quedará pequeño.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos