Noticias importante Reportajes

Pareja dominicana sueña con negocio de marihuana en NY

Pareja dominicana sueña con negocio de marihuana en NY

Eladio y Melissa Guzman .

HICKSVILLE, Nueva York (AP) — Eladio Guzmán pasó dos años en la cárcel por vender drogas ilegales, lejos de su familia y sin poder estar presente en el nacimiento de su primer hijo. La marihuana forma parte del turbulento pasado de este estadounidense de origen dominicano.

Sin embargo, después de que el estado de Nueva York legalizara la hierba, ésta podría ser su futuro: Eladio sueña con ser uno de los primeros en abrir una tienda de venta de marihuana para uso recreativo en el estado.

“Estuve en la cárcel, todos sufrimos”, dijo el instalador de tuberías de 44 años sentado junto a su esposa frente a la mesa del comedor de su casa de Long Island.

8
Eladio Guzmán

“Esta es una oportunidad para tomar lo negativo que hice y ayudarme a hacer algo positivo”.

Su esposa Melissa Guzmán también vivió los efectos de la llamada “guerra contra las drogas”.

Cuando era pequeña presenció el arresto de su tío por vender estupefacientes, sufrió la década que éste pasó en la cárcel y después su deportación a República Dominicana.

Ahora que Nueva York ha aprobado las normas para solicitar una licencia para abrir un negocio de marihuana recreacional, los Guzmán esperan acceder pronto a una solicitud y abrir su tienda en el condado de Queens.

La pareja, que tiene tres hijos, habla a menudo de su futuro establecimiento, al que llamarían “Fumaoo”, dijeron.

La palabra, escrita como un grafiti de varios colores, cuelga de la cocina y el salón de la casa. Los Guzmán no creen que logren obtener una de las 100 primeras licencias que el estado reserva para gente con un historial criminal relacionado con la marihuana porque no cumplen algunos de los otros requisitos.

Por ejemplo, para calificar necesitarían que uno de los dos hubiera sido dueño de al menos el 10% de un negocio que generase ganancias durante al menos dos años.

Aun así, eso no les preocupa mucho porque se consideran solicitantes dentro de la categoría de “inclusión social” o pertenecientes a minorías y que, además, vivieron en carne propia la criminalización de la venta de marihuana.

El estado de Nueva York ha dicho que quiere compensar a estas personas -en su mayoría hispanas o afroamericanas- garantizándoles un lugar en el mercado de venta de marihuana. Melissa Moore, de la Drug Policy Alliance, un grupo a favor de la legalización de la marihuana, opinó que Nueva York está intentando de forma genuina cumplir con esos propósitos de “reparación”.

“Creo que es un importante primer paso: dejar claro que la gente que fue criminalizada por el cannabis en el pasado pueda participar en el mercado de Nueva York”, dijo Moore, “especialmente considerando que en otros estados se les ha prohibido acceder a empleos en algunos casos y ciertamente se les ha prohibido ser dueños de tiendas”.

Los Guzmán se han unido a la Latino Cannabis Association (Asociación Latina del Cannabis) y viajan a menudo a ciudades con tiendas que venden marihuana para fines recreativos con el objetivo de aprender cómo funciona el negocio. Acuden también a conferencias y foros sobre la industria del cannabis.

Melissa y Eladio hablan de su proyecto de venta de marihuana.
Melissa y Eladio hablan de su proyecto de venta de marihuana.

El sistema judicial estadounidense ha puesto en prisión durante décadas a una cifra desproporcionada de hispanos y afroamericanos por delitos relacionados con las drogas. Funcionarios en Nueva York han dicho que quieren ser un estado pionero en reparar esa injusticia.

Jeffrey García, presidente de la Asociación Latina del Cannabis, cree que esa es una buena política. García está intentando encontrar a hispanos con recursos interesados en invertir en el sector.

“Estamos intentando asegurar que encontramos a solicitantes que representan inclusión social, latinos que entienden nuestra visión de comunidad y de ayudar a nuestra comunidad y de generar riqueza generacional”, dijo García.

Eladio creció en un barrio pobre de Brooklyn en el que su padre, nacido en República Dominicana, manejaba una pequeña tienda de comestibles.

Él, sin embargo, se sintió atraído por otras formas de ganar dinero rápido que veía en la calle. Conducía un taxi pero también vendía marihuana, cocaína, crack o éxtasis. “Lo que fuera que pudiera encontrar”, dijo.

En 2007 fue arrestado por posesión de drogas ilegales con la intención de distribuirlas. En ese momento estaba a punto de casarse con Melissa así que ella presentó la escritura de la casa de sus padres, de la que también era dueña, para que Eladio quedara en libertad. Tras pelear su caso durante un año con abogados, fue sentenciado e ingresó en una cárcel de Brooklyn en 2008.

Ahora Melissa, de 38 años, trabaja en el negocio de seguros de vivienda y Eladio es un capataz en el sindicato Steamfitters Local 638. Su trabajo, las prácticas de fútbol de los niños y el estudio de la industria legal del cannabis ocupan todo su tiempo. Su objetivo es ser dueños de una o varias tiendas de la hierba que les complicó la vida hace décadas. Aseguran que el futuro de sus hijos mejoraría con esas tiendas, además de su comunidad.

“Quizás podríamos contribuir a mejorar parques públicos cercanos, o reparar la calle de un vecino, o embellecer la calle o contribuir a refugios para gente sin techo”, dijo Melissa.

Puedes leer: https://elnacional.com.do/novia-acusada-de-drogar-a-invitados-durante-boda/

El Estado ha dicho que una porción de las ganancias por impuestos por la venta de cannabis estará dirigida a mejorar la vida de las comunidades con minorías raciales que registraron altas cifras de arrestos por posesión y venta de marihuana.

Nueva York ha anunciado que un 50% de las licencias para negocios de venta de marihuana que otorgue serán para emprendedores que sean mujeres o minorías, agricultores, veteranos de guerra y miembros de comunidades afectadas por altos porcentajes de arrestos por drogas.

En Estados Unidos la marihuana recreativa es legal en 18 estados, la ciudad de Washington DC y Guam. La administración de la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, ha asegurado que el estado tendrá la industria de marihuana “más inclusiva y diversa“ del país. Eladio espera que eso sea cierto.

“Yo llamo al cannabis nuestra próxima oportunidad `bitcoin”’, aseguró el hispano. “Sobre todo lo es para nosotros, las minorías”.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos