PRIMERA FILA



Defensiva
El canciller Miguel Vargas Maldonado no ha exhibido la actitud más firme frente a la protesta de Estados Unidos por las relaciones del país con China.

Ante la llamada a consultas de la embajadora Robin Bernstein, el ministro de Relaciones Exteriores, en lugar de defender el derecho del país sobre su política exterior, ha insistido en que los nexos con Washington son excelentes.

Panamá y El Salvador, que también rompieron con Taiwán para formalizar vínculos con China, han condenado la intromisión de Washington en sus asuntos internos por llamar a consulta a sus embajadores en esos países.

Con la protesta por los nexos con China de República Dominicana, Panamá y El Salvador, Estados Unidos busca resucitar su política intimidatoria en la región. Por mejores que sean las relaciones, Vargas Maldonado tiene que reconocer que la protesta de Washington es inaceptable.