Radar



Confrontación

Torres Macao

 

Sube de tono y cambia de color la confrontación por las torres en Macao y Cap Cana que el Ministerio de Turismo habría autorizado levantar en las áreas sin estudios técnicos.

El presidente del grupo Punta Cana, Frank Rainieri, no ha sido el único que ha cuestionado el proyecto, pero ha sido el blanco de la estridente descarga del empresario Abraham Hazoury, quien lo confrontó no solo con argumentos políticos, sino personales. Dijo que Rainieri quiere convertirse en un benefactor de la región este, además de oponerse a las torres por intereses políticos contra el presidente Danilo Medina.

No dejó de sorprender su afirmación de que Rainieri lo tiene “jarto”, pues no se conocía algún tipo de diferencia entre ellos.

Rainieri, quien el martes y el miércoles de la pasada semana se entrevistó en el Palacio Nacional con el mandatario, aclaró que su oposición a las obras, que ejecuta un consorcio mexicano, no es política ni personal.

Dijo que se debe a que por principios disiente del cambio de regulación de un modelo exitoso. Las entidades turísticas más representativas de la región no solo han cuestionado el cambio del modelo de desarrollo de las torres, sino que el Ministerio de Turismo las aprobara sin contarse con los estudios técnicos correspondientes.

Por el giro que ha tomado la confrontación es llamativa, al margen de que la decisión de Turismo ha llevado a pensar que en el proyecto priman otros intereses que van más allá de los propiamente turísticos.