¿Qué Pasa?

Raul Di Blasio llega a RD con su «Corazón dominicano»

Raul Di Blasio llega a RD con su «Corazón dominicano»

Raul Di Blasio

Santo Domingo.- Una suerte que combina  la alegría y  la responsabilidad  con el entusiasmo, así manifiesta el músico argentino Raúl Di Blasio la satisfacción de poder reiniciar sus presentaciones artísticas en República Dominicana, luego de dos años de  inactividad, producto de la pandemia de la covid-19 que  ha afectado al mundo.

Para Di Blasio es una suerte que República Dominicana  sea el país que  le de la oportunidad de abrir su gira de conciertos, ya que, según  manifestó en entrevista para Que Pasa, es una ciudad  en la que se siente muy integrado  con el calor natural de la gente.

“Siempre es un placer, siempre es un gusto  y un privilegio volver a un país que uno quiere,  después de dos años  de estar sin actividad. Es hermosísimo poder iniciar esta nueva modalidad  en República Dominicana, en una época especial, ya que  noviembre es un mes cercano a mi  cumpleaños. Es  una bendición”,  señaló el artista.

En esta  nueva  etapa de su carrera, dice, viene más maduro en su manera de tocar, comparado con su última presentación en el país, pues el tiempo de inactividad le permitió estar en contacto más constante con el instrumento que toca (el piano), además   de permitirle pensar, reflexionar y  tener más tiempo para crear,

Te puede interesar: Raúl Di Blasio Jocoso y romántico en concierto

“Creo que probablemente  ha madurado mi manera de tocar, de interpretar las creaciones musicales  que he tenido la oportunidad de componer en este último año  y medio. Lo que ha cambiado es probablemente una mejoría en mi interpretación”.

El llamado Piano de América, con alrededor de 30 años de carrera artística, llega al Teatro Nacional Eduardo Brito, el viernes 12 de noviembre, en una única función en la sala Carlos Piantini,  para presentar  “Corazón dominicano”, un concierto dirigido por el maestro Amaury Sánchez,  bajo la producción de Vibra Productions.

 Al hablar de esta presentación señaló que “Corazón dominicano”  trae mucho amor, mucho cariño  y muchas ganas y entusiasmo, acompañado de un repertorio de sus éxitos y canciones nuevas,  en  ellas, la que da nombre a este concierto, un  tema que  es un aire de bachata y con el cual rinde tributo  al pueblo dominicano.

UN APUNTE

El Piano de América

Para Raul Di Blasio ser el piano  de América es algo muy pretencioso.  Dice que ese título se lo otorgó una periodista  y que de eso lleva ya  30 años queriendo serlo.

“Siempre quiero ser  y seguir siendo o que la gente siga aceptando de que yo pueda llevar ese título. Son muchos años realmente desde el año 1991 cuando hice mi primer álbum con ese nombre”.

Desde entonces ha realizado, muchas  producciones y ha  colaboraciones con destacados artistas, colaboraciones que según explica,  han sido  importantes para el impulso de su carrera.

“Cada uno de mis colegas, amigos que han colaborado en mis  producciones musicales han sido muy importantes, de una manera o de otra, nombrar a uno y omitir a otros  sería una falta de respeto absoluta.

Estoy totalmente seguro y convencido de que si no hubiese tenido esas posibilidades que el piano ofrece, de acompañar y ser acompañado,  no tendría el privilegio de estar respondiendo   a una en entrevista  hecha por ti a un medio tan importante”, dice  el reconocido pianista.

Pensar en el retiro  es una idea que no le pasa por la cabeza, pide que la vida y Dios le permitan seguir disfrutando del escenario, de la música,  de los aplausos,  del cariño de la gente.

“Solo Dios dirá, porque la salud es algo tan frágil y tan impensado. Uno sabe que hoy estamos de maravilla y mañana la vida  cambia, y eso nos lo ha demostrado esta pandemia  que sacudió  y detuvo al mundo,  lo inmovilizó y  ahí te das cuenta de la fragilidad  y de la  las necesidades que tiene  el prójimo de estar en comunidad”,  resaltó.

Agregando que todavía se siente  con la energía, el entusiasmo  y el deseo de  seguir ocupando un lugar en el corazón de la gente la verdad.

Lidia Mora

Lidia Mora