Tigres de Detroit confía en sus talentos en academia de RD

Arias, Oliver


SAN PEDRO DE MACORIS (mlive.com),-. No está lejos de la autopista y solo a unos 20 minutos de una ciudad con 200,000 habitantes, pero llegar a la Academia de los Tigres de Detroit puede parecer un viaje en el tiempo.

Un camino pavimentado te lleva por interminables filas de caña de azúcar. Un letrero para las instalaciones de los Tigres le indica que rechace un camino de tierra a través de un pasto vacío. Un hombre está cuidando una manada de cabras que están devorando las orillas desde el lado de la carretera.

En la puerta, un guardia de seguridad privado con un arma larga está esperando. Se le dijo que esperara a un gringo que habla algo de español, nos entiende sin un examen más detenido.

Dentro del patio, banderas de los Estados Unidos, República Dominicana y Tigres de Detroit ondean en la brisa. A través del vestíbulo, hay una oficina principal para el director y sus asistentes, una casa club, sala de pesas, cafetería y dormitorio. Detrás del edificio principal hay campos al aire libre y una jaula de bateo.

Está lejos de ser lujoso. Pero este complejo humilde es el hogar de docenas de adolescentes con la esperanza de superar las probabilidades y hacer las cosas grandes.

Pronto tendrán más compañía. El 2 de julio marcó el inicio del período de firma internacional en las Grandes Ligas de Béisbol, el primer día que los jóvenes de 16 años pudieron firmar oficialmente con clubes profesionales.

Entre los varios jugadores firmados por los Tigres la semana pasada se encontraban dos prospectos dominicanos de élite, el jardinero José de la Cruz y el paracorto Adinso Reyes, quienes aceptaron bonos de $ 1.8 millones y $ 1.45 millones, respectivamente.

Otro campocorto dominicano, Orelvis Martínez, comandó el bono más alto de todos los jugadores internacionales hasta el momento, un total de $ 3.5 millones para firmar con los Blue Jays de Toronto.

Cuanto de eso realmente termina en manos de los jugadores está en discusión. Un jugador no puede firmar oficialmente hasta que tenga 16 años, pero es probable que haya sido identificado como el mejor prospecto mucho antes de eso.

Y en el camino, ha sido entrenado o representado por uno o más “buscones”, que también obtendrán una parte de su bonificación.

Aun así, el dinero alimenta grandes sueños en un país donde, a pesar del crecimiento económico dramático en las últimas dos décadas, el 30 por ciento de las personas vive en la pobreza.

Hay más riqueza, fama y estrella en espera de aquellos que son lo suficientemente buenos como para llegar a un estadio estadounidense. Ese viaje comienza aquí.
Es posible que no escuche los nombres de la clase de este año durante otros seis u ocho años. O quizás nunca vuelvas a escuchar sus nombres.

Por cada Miguel Cabrera, un prospecto adolescente que no se puede perder y que firmó por un gran bono y se convirtió rápidamente en una estrella, hay cientos de otros que intentan y fracasan de forma anónima.

Considere una de las historias de éxito recientes de los Tigres: el infielder Dixon Machado firmó con los Tigres fuera de Venezuela cuando tenía 17 años en 2009, llegó a Estados Unidos en 2010, hizo su debut en las Grandes Ligas en 2015 y finalmente se convirtió en un jugador habitual, jugó en 2018.

El 4 de julio, fue designado para asignación y ahora está de vuelta en las ligas menores.


“De los 100, quizás cinco lo lograrán, tal vez 15 se quedarán en el béisbol. Y el resto quedará fuera. Fuera del negocio”, dijo Oliver Arias, coordinaor en la academia de los Tigres en la República Dominicana.

“Solo te estoy dando las cifras de la parte superior de mi cabeza. Así es. Si firmas 100 y tres o cuatro llegan a las grandes ligas, lo estás haciendo realmente bien”.

Presenta una foto del equipo de uno de los equipos de la liga de verano en 2007.

“Solo un jugador de esa imagen sigue jugando. Y ni siquiera está en las grandes ligas”, dijo Arias. “Un chico.”

La República Dominicana, un país de unos 10 millones que comparte la isla caribeña de La Española con Haití, está lejos de ser rica. Pero es políticamente estable, por lo que se ha convertido en la sede de facto del béisbol latinoamericano para los clubes de la MLB.

Hace una década, jugadores como Machado habrían comenzado en una academia en Venezuela. Hoy en día, son enviados a la República Dominicana. Así son los mexicanos y los cubanos y los panameños y colombianos. Incluso los jugadores sin firma vienen aquí porque saben que aquí es donde están los scouts.

Cada equipo de Grandes Ligas tiene una academia en la República Dominicana, aunque no todos son propiedad directa. El propietario de la Academia de los Tigres es el ex lanzador de Grandes Ligas Salomón Torres, quien posee un puñado de instalaciones en su país natal.

Las mejoras ya estaban en marcha cuando Arias nos mostro todo en una gira este invierno: se construyó un segundo edificio para aliviar el hacinamiento. El gimnasio se convertirá en la sala de entrenamiento. Los coaches obtendrán una casa club y oficinas mejoradas. Habrá una sala de usos múltiples y una sala de conferencias, un área de recreación agradable para los dormitorios.

El espacio adicional era necesario después de que los Tigres agregaron un segundo equipo en la Liga Dominicana de Verano, el peldaño más bajo en la escala de Ligas Menores y el nivel en el que la mayoría de los adolescentes latinos comienzan.