Articulistas

Toques

Toques

Héctor García

Celebremos, pero analicemos.-

República Dominicana obtuvo su octava, novena y décima medalla en la historia de los Juegos Olímpicos, al alcanzar dos plata el sábado y un bronce el lunes en Tokio 2020.

El halterista Zacarías Bonnat Mitchel en los 81 kilogramos consiguió medalla de plata, siendo la primera para el país en los Juegos.

Horas después, Andrés Feliz, Marileidy Paulino, Anabel Medina y Alexander Ogando, sacaron destellos dorados de sus medallas de plata y todos los dominicanos, disfrutamos los resultados de la primera final olímpica del relevo mixto 4×400 metros, que nos inscribió en los libros de récord.

El lunes, Crismery Santana, se adjudicó un bronce, para llevar al país a la obtención de tres medallas, por primera vez, en una versión de Juegos Olímpicos.

La de Crismery es la primera medalla olímpica femenina dominicana, versión individual.

La final de atletismo, aunque nos benefició, no quiero recordarla, pues las palpitaciones de mi corazón estuvieron a una velocidad sin precedentes, ya que la posta de Estados Unidos entró en tercer lugar y obtuvo la medalla de bronce, por solo una centésima por debajo de la nuestra, (3:10.21), por (3:10.22).

Ese final alborotó, como tenía que ser, el estadio Olímpico de Tokio, donde los dominicanos se hicieron sentir con sus gritos de vítores.

Aún con el trabajo realizado y una labor cumplida, todavía a República Dominicana le restan varios competidores en atletismo, pesas, natación y béisbol, por lo que hay posibilidades de agregar más preseas olímpicas.

Las dos de esta versión se suman a las del boxeador Pedro Julio Nolasco, bronce en Los Ángeles 1984, Félix Sánchez, dos oro, en Atenas 2004 y Londres 2021.

El boxeador Félix Díaz, oro en Beijing 2008 y en esa misma versión Gabriel Mercedes, plata en taekwondo.
Luguelín Santos, plata en los 400 metros de Londres, 2012.

Congratulamos a todos los medallistas, a sus federaciones, entrenadores, Comité Olímpico Dominicano, a Creando Sueños Olímpicos y el Gobierno Central, quien a través del Ministerio de Deportes, cumplió con la asignación presupuestaria solicitada y muy especial a dos valientes mujeres: Marileidy Paulino y Anabel Medina, integrantes del relevo mixto 4×400 m.

Justo es reconocer que el deporte dominicano es adulto, pero necesita una revisión minuciosa urgente.

En pocos días llegarán nuestros héroes deportivos y las fiestas a nivel del deporte y más allá continuarán. Habrá reconocimientos por doquier y la entrega de los suculentos premios anunciados por el Estado para todos los involucrados en las medallas.

Serán días muy bonitos los que viviremos en el deporte dominicano.

Pasada la ‘resaca’ debemos pensar en la señalada revisión de nuestro sistema deportivo.

Soy de los que creen que aún se hacen inversiones fuera de lugar y que otros sectores quedan desprotegidos.
Ojalá que al regreso de Tokio piense.

Por: Héctor García
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos